Mandela, diez años libre

Por Alberto Masegosa

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela celebró ayer el décimo aniversario del anuncio de su liberación tras pasar 27 años de cárcel, cuando se convirtió en el preso político más famoso del mundo. A sus 81 años, con una camisa floreada y su eterna sonrisa, el símbolo vivo de la lucha contra el «apartheid» aprovechó la ocasión para mostrar su orgullo por el hecho de que Sudáfrica sea ahora «una sola nación, con un solo destino».

«Fue fantástico volver a paladear la libertad», dijo Mandela al rememorar en una reunión con periodistas aquel 11 de febrero de 1990, día en que salió de la prisión de «Victor Verster», cercana a Ciudad del Cabo, en el extremo meridional del país y donde cumplía la condena de cadena perpetua que le había impuesto el régimen racista.

«Mientras saludaba a la gente me dio la impresión de que, pese a mis entonces 71 años, había nacido de nuevo», afirmó el primer presidente sudafricano de raza negra sobre sus sensaciones al ver la multitud que fue a recibirlo a la puerta de la prisión.

«Frederick De Clerk (su predecesor en la jefatura del Estado y último presidente del sistema segregacionista) pretendía que recobrara la libertad de manera más discreta, en mi casa. Pero yo no quería. Me costó seis horas convencerlo», recordó. Mucho han cambiado la vida de Nelson Mandela y la historia de Sudáfrica en la última década, aunque ambas han continuado entrelazadas hasta parecer en ocasiones una sola cosa. Tras ganar con su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), por mayoría absoluta las primeras elecciones democráticas de 1994, Mandela condujo con éxito desde el gobierno el proceso de reconciliación entre una mayoría de raza negra tradicionalmente oprimida y una minoría de raza blanca recién desalojada del poder.

En el plano personal, el entonces presidente se divorció de su segunda mujer y compañera de combate contra el antiguo gobierno de discriminación racial, Winnie Madikizela, e inició una relación con Graca -viuda del presidente mozambiqueño Samora Machel, que en 1998 desembocó en boda. Un año después, Nelson Mandela abandonó por propia voluntad la vida política y no se presentó a la reelección en 1999, cuando se proclamó vencedor su delfín y actual presidente, Thabo Mbeki.

Mandela y su tercera esposa llevan en la actualidad una vida relativamente tranquila en una residencia del apacible barrio de Houghnton, en el norte de Johanesburgo, aunque no le faltan compromisos internacionales y nacionales.

El ex presidente aceptó a fines del pasado año reemplazar al fallecido padre de la independencia de Tanzania, Julius Nyerere, como mediador en el conflicto de Burundi y ha viajado desde entonces con frecuencia para tratar de reconciliar a los grupos étnicos enfrentados en este país de la región de los Grandes Lagos.

También efectúa periódicas y a veces anónimas giras por las regiones más desheredadas de Sudáfrica, que le recuerdan lo urgente de superar la desconfianza que aún separa a las razas del país, tras 45 años de segregación y sólo seis de igualdad política.

La mayoría autóctona ha alcanzado los mismos derechos civiles que la minoría de origen europeo, pero su acceso al poder financiero continúa restringido y Mbeki se enfrenta al desafío de lograr la cohesión social de un país con enormes diferencias económicas.

Mandela, quien pasará a la historia como una de las principales autoridades morales del siglo XX, pareció aludir a la necesidad de cumplir con esa tarea, al subrayar que «cada uno, en su posición y sea del color que sea, debe siempre recordar que forma parte del mismo equipo. Eso espero». (EFE)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora