Manganaro se construyó una costosa residencia

El polémico ex funcionario del gobernador Jorge Sobisch, inaugurará por estos días una espléndida casa, con quincho, haras y pileta, en lo que fue una chacra de 13 hectáreas ubicada en Valentina Sur. La propiedad cuyo valor alcanza ahora el medio millón de dólares, fue comprada hace un año por Juan Pablo Bugner, actual subsecretario de Hacienda y Coordinación, colaborador y socio del ex ministro durante su gestión en el Banco Provincia de Neuquén.



por JORGE GADANO

RODOLFO CHAVEZ

Luis Manganaro, la controvertida figura del oficialismo neuquino que renunció hace poco menos de un año al ministerio de Seguridad y Trabajo, inaugurará en breve una espléndida residencia construida en una que fue chacra de trece hectáreas, comprada hace un año y medio por su socio, amigo y colaborador en la conducción del Banco Provincia del Neuquén, Juan Pablo Bugner. El predio costó 234 mil dólares, pero una estimación de lo invertido en la residencia y en otras dos construcciones de regulares dimensiones, daría un total de medio millón de dólares. Cuando un intermediario se presentó a comprar pidió discreción y dijo que la persona que iba a hacer la transacción era de Buenos Aires y prefería reservas. Sin embargo, el boleto de compra-venta lo firmó Bugner.

La chacra, que pertenecía a Susana Peter, está ubicada en las cercanías de Valentina Sur, con entrada por la calle Solalique. Esta vía, que arrancaba en la ruta 22 y terminaba en un monte frutal, haciendo esquina con Lanín, fue prolongada -se supone que con autorización municipal- para que Manganaro pudiera tener un acceso propio. Obviamente, el monte frutal pasó a mejor vida. Mientras tanto, el ingreso a la propiedad –necesari para el desmonte y la construcción de la casa y una piscina contigua– se hizo desde la calle Lanín, a través de otra chacra que pertenece a un señor Rodríguez, dueño de la empresa Neuquén Petroeste.

Inicialmente, por testimonios de vecinos, "Río Negro" pudo saber que el comprador de la ahora ex chacra había sido Manganaro, pero otras fuentes decían que quien figuraba como propietario en el Registro de la Propiedad Inmueble era Bugner.

Todo lo que se podía saber, por el ingreso de camiones de transporte de materiales desde la calle Lanín (atravesando la chacra de Rodríguez), era que se estaba construyendo algo en el predio. Pero fue posible saber más y hacer algunas fotos cuando se prolongó la calle Solalique.

En la municipalidad de Neuquén tienen problemas para pronunciar el apellido del socio de Manganaro, lo confunden con Bunge y Burner. Tampoco hasta ayer pudieron informar sobre cómo se abrió la calle, se autorizaron los servicios y se permitió el cercado.

 

Fotos prohibidas

Finalizaba entonces el año 2005 y "Río Negro" pudo ingresar a lo que parecía una propiedad contigua. La primera sorpresa fue que, en el acceso al terreno donde se levantaba la casa, se había fijado un cartel que decía "vivienda unifamiliar y quincho. Propietario: Luis Manganaro". Quedaba, así, despejada la incógnita, bien que desconociendo el motivo por el cual, inicialmente, el ex ministro había, presuntamente, ocultado su con

dición de adquirente del terreno. El cartel también da el nombre de la empresa que construye, que es Equipos Andina SA, de Marcelo Luis Dietrich, siempre preferida por el BPN durante la gestión de Manganaro. El proyecto lo hizo el estudio de arquitectura Poggi-Schmitt, al que en su momento el BPN, bajo la presidencia de Manganaro, le encomendó el anteproyecto de la torre a construir en el predio donde está la casa matriz del banco.

La incursión periodística tuvo un final algo abrupto, porque cuando el reportero gráfico hacía sus notas se aproximó una persona conduciendo un tractor que cerraba la posibilidad de salir. La persona, enviada por el encargado de la obra dijo que estaba prohibido tomar fotos. Tras un breve intercambio de ideas al respecto, los periodistas decidieron retirarse cuando fueron informados de que el lugar donde estaban también pertenecía a Manganaro (o a Bugner). Pudieron irse cuando, como a regañadientes, quien los había interpelado decidió retirar el tractor par dejarlos pasar.

Según informó un obrero que se desempeñó en las obras, en los tiempos de mayor actividad hubo alrededor de 80 trabajadores, en la construcción de la casa y de otros dos edificios situados unos cien metros al sur de la vivienda. Todo fue construido con bloques traídos desde Comodoro Rivadavia en cantidades industriales. Uno de los edificios está destinado a un haras, lo que probablemente sea así en virtud de la afición de Manganaro a la equitación quien con regularidad llega hasta su futura residencia a cabalgar.

En el lugar hay cinco caballos de la especialidad y dos ponis, además de perros de raza; entre ellos una hembra de pedigree que en los últimos días tuvo un percance: un can sin papeles se introdujo en el canil.

Notas asociadas: Mudanzas Frustraciones Los campos de La Pampa  

Notas asociadas: Mudanzas Frustraciones Los campos de La Pampa  


Comentarios


Manganaro se construyó una costosa residencia