“Maravilla” de nocaut

Alberto Godoy rompió todos los pronósticos. Maidana y el ‘Zurdo’, en deuda.



NEUQUEN (AN).- Los resultados para los boxeadores locales fueron buenos, pero no entregaron producciones destacadas. El que sorprendió fue Alberto “Maravilla” Godoy que de despachó con un espectacular nocaut, en el tercer asalto. Fue lo mejor de la noche, en el estadio Ruca Che. En la previa, se esperaba más de Pablo “El Zurdo” Godoy (61 kilogramos), porque afrontaba una pelea eliminatoria que lo podía conducir al título argentino de los livianos. Logró la meta sin brillar. El centenariense derrotó por puntos en fallo unánime a Julio González (61.900), un adversario que no traía grandes antecedentes. Godoy ganó los seis rounds, aunque las tarjetas de los jurados fueron: Humberto Scorpanitti, 59-56; Mario Pieri, 59-54 y Aníbal Dufour, 60-55. La presentación en el semifondo del invicto Marcos “Chino” Maidana (68.500) era uno de los picos de atracción. El santafesino venía con 9 triunfos por la vía rápida en otras tantas presentaciones y la expectativa es que siguiera por la misma senda. Ganó bien por puntos, pero se topó con el duro chubutense Daniel Carriqueo (68.050), que aguantó a pie firme los mayores recursos de su contrincante. Además, Maidana subió dos divisiones para presentarse en esta ciudad y eso se notó, porque el rendimiento fue pobre. Las tarjetas, todas para el “Chino”, fueron: Jorge Garayo, 60-54.5; Jorge Pedernera, 59.5-55 y H. Scorpanitti, 59.5-56.5. Para Alberto Godoy (63.450) el compromiso con Marcelo Taberna (63.800), por los antecedentes de ambos, aparecía complicado. Pero “Maravilla” lo resolvió con un derechazo en el oído del santafesino, que lo dejó en la lona, cuando corrían 2 minutos 50 segundos de la tercera vuelta. Además de la contundencia del golpe, lo que dejó sin aliento a los espectadores fue la forma en que cayó Taberna, que golpeó con la nuca y perdió el conocimiento. Eso obligó al traslado del boxeador a un centro asistencial por precaución, donde se recuperó sin problemas. El mayor de los hijos de Bruno dijo después que “es un rival muy duro, pero la mano fue justa. Ahora hay que seguir entrenando, creciendo, para estar listo para afrontar lo que venga”. En las otras peleas dentro del campo rentado, Ariel Zapata se impuso por puntos en fallo unánime a Pablo Sepúlveda y Rolando Seguel a Miguel Angel Aguilera.

Apostillas: Buen marco y poco clima

NEUQUEN (AN).- Unos 2.500 espectadores estuvieron en las tribunas y en el ring side del Ruca Che. Buena concurrencia para un espectáculo que prometía, pero que no llenó las expectativas creadas cuando se conocieron los protagonistas del festival. Los dos combates más esperados no alcanzaron el nivel de aprobados. Aldo Ríos-Roberto Arrieta y Marcos Maidana-Daniel Carriqueo, dejaron con las ganas a los amantes del boxeo. El que salvó la ropa fue Alberto “Maravilla” Godoy con su nocaut y ante un rival que, en los papeles, era muy complicado. Sin embargo, el hijo de Bruno “La Bestia” no dejó dudas y ahora se posiciona bien a nivel nacional. Cuando subió al cuadrilátero Pablo Godoy, que estaba en la puerta de un título argentino, mucha gente se había retirado del estadio de barrio San Lorenzo, en una muestra del poco clima que se creó a partir de la frialdad que partió desde el cuadrilátero.

• Demora. Algo que debería ajustarse en la organización de los festivales boxísticas que van en directo por tevé, son las demoras que se dan entre pelea y pelea por los compromisos de la trasmisión televisiva. El público que está en el gimnasio no comparte lo que sale al aire por la pantalla chica, pero sí debe esperar ese tiempo de difusión sin saber que pasa. A veces gana la impaciencia, si se quiere justificada, y la gente comienza con la clásica silbatina, como ocurrió en la madrugada del domingo.

Un deporte que vende

El ring instalado en el Ruca Che se mostró a pleno con la publicidad. El centro, esta vez, se lo llevó Casino Magic, mientras que las esquinas quedaron en poder de Lotería La Neuquina. Las menciones oficiales se completaron con el Banco Provincia, que ganó lugar en los laterales del estadio, en la zona de plateas y Neuquén Tour, que peleó un lugar en las esquinas del tapiz. Los obreros de Zanon/Fasinpat, ya una costumbre en apoyo del boxeo, debieron conformarse con el pantalón del invicto Marcos Maidana. Buena elección de los ceramistas, porque el pibe promete, más allá de que en esta ocasión no pudo noquear. • Discusión. En la previa no estaba claro si Aldo Ríos exponía el título sudamericano o éste estaba vacante. Los periodistas no se ponían de acuerdo sobre este tema, porque algunos sostenían que nunca le fue quitado el cinturón y otros que con la suspensión por doping positivo, había perdido la faja. El presidente de la Federación Neuquina, Adolfo Alvarado, que actuó como comisionado de la FAB, aclaró que “por lo que me informaron a mí, el título está vacante”. Palabra oficial. El dirigente tuvo en custodia la faja y en la consagración, fue el encargado de ponersela al centenariense para que posara para los fotógrafos. (AN)

EL DATO 10 Son los triunfos del “Chino” Maidana en el campo rentado. Hasta el cruce con Carriqueo llevaba nueve nocauts, pero el chubutense lo aguantó de pie en la velada del Ruca Che.  


Comentarios


“Maravilla” de nocaut