Marcas que quedarán para toda la vida

Los sobrevivientes del incendio en Once quedaron con una marca y una herida tan profunda que, según especialistas, es muy difícil de cerrar y los acompañará siempre, tanto por los momentos de espanto vividos como por la culpa ante la muerte del otro. Asimismo, familiares y amigos de las víctimas sienten el dolor de la pérdida y una profunda culpa, como si fueran responsables de que murieran sus seres queridos, en una situación emocionalmente contradictoria, porque saben que la responsabilidad de la tragedia está en otro lado. «¿Por qué le insistí que me acompañe?», «¿por qué lo dejé ir?», «¿por qué lo llevé conmigo?», son las frases que se repiten entre los familiares. «Hay que permitir que las personas hagan la catarsis lógica, que lloren, que griten, que insulten», expresó Silvia Schlosman Gluck, psicóloga especialista en tareas de contención en desastres masivos. «Si alguna gente se prende de elementos contrafóbicos, por ejemplo una prenda del hijo, del novio, que les sirve para paliar el dolor, hay que dejarlos, dejar lo que la persona tenga necesidad de hacer».

Nota asociada: Chabán se negó a responder las preguntas de la jueza y sigue preso    


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora