Marcha multisectorial prueba estrategia de Kirchner

La marcha se realiza tras la flexibilización de la postura ante las protestas sociales.



Grupos piqueteros, militantes de izquierda, universitarios y organizaciones sociales marcharán mañana a Plaza de Mayo en rechazo a la visita del presidente estadounidense George Bush, en una prueba para la política de flexibilización de la protesta dispuesta por el Gobierno.

La multisectorial se concentrará a las 17.30 frente al Congreso y, desde allí, se movilizará con la consigna “No a Bush en la Argentina, fuera yanquis de Irak y de América Latina”.

La manifestación “antiimperialista” se realizará tras la decisión del gobierno de no bloquear los accesos a la Plaza de Mayo, como lo hizo el viernes con un operativo de saturación policial.

Sin embargo, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, aclaró que el cambio no implica “aflojar” en la política para utilizar los espacios públicos, sino “apostar a la concordia”.

Un vocero de la cartera política dijo que las características del operativo policial se conocerán “recién mañana”, aunque adelantó que “se buscará no producir trastornos en el tránsito vehicular de la zona”.

La misma fuente indicó que el ministro Fernández y los jefes policiales analizaron anoche cuáles serán las calles que se habilitarán para el acceso de los manifestantes.

En tanto, Juan Cruz Daffunchio, del MTD Aníbal Verón, evaluó ayer la nueva estrategia oficial como “una actitud muy reflexiva por parte del gobierno”. “Como argentinos tenemos el deber de manifestar nuestro repudio a este verdadero terrorista lla

mado George Bush, tenemos el deber de protagonizar la resistencia para impedir que este malnacido y su séquit de alimañas ensucie nuestro territorio con sus pisadas el próximo noviembre”, explicaron las organizaciones en la convocatoria.

Además de decirle “no al ALCA, al pago de la deuda externa y a la militarización de la región”, la multisectorial se solidarizará con la “resistencia” del pueblo iraquí, con Cuba y Venezuela, y con el “pueblo boliviano”.

La marcha estará encabezada por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Polo Obrero, Cuba-MTR, el Movimiento Patriótico Revolucionario (MPR) Quebracho y el Movimiento Territorial de Liberación (MTL). También participarán piqueteros del MTD Aníbal Verón, el Movimiento Sin Trabajo “Teresa Vive”, y el Bloque Obrero y Popular (BOP).

Adherirán, además, la Asociación Madres de Plaza de Mayo – línea fundadora, militantes de partidos de izquierda y asambleas barriales, la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), la CONADU, delegados de subterráneos y telefónicos, entre otros representantes gremiales.

Un vocero del movimiento piquetero anticipó que al llegar a la Plaza de Mayo se leerá un documento conjunto de las 400 organizaciones en repudio a la presencia de Bush, quien llegará a la Argentina el 4 de noviembre para participar en la Cumbre de las Américas.

En tanto, seguidores del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), encabezados por Raúl Castells, marcharon ayer al Ministerio de Trabajo, previa escala en la Plaza de Mayo.

“Hicimos una entrada triunfal a la Plaza de Mayo, después de que ninguna agrupación piquetera pudiera ingresar”, dijeron los manifestantes que responden al polémico Castells. (DyN/Télam)

Falta de mérito para un comisario

El comisario Cayetano Greco, quien denunció que funcionarios del gobierno de Néstor Kirchner le impidieron poner fin al copamiento de la seccional de La Boca que lideró el piquetero Luis D'Elía, fue beneficiado ayer con una falta de mérito.

El juez federal Jorge Urso, que conduce la causa por el copamiento de la comisaría 24 del barrio porteño de La Boca, no halló pruebas suficientes para procesar al policía, que era titular de la seccional cuando la delegación fue tomada por seguidores de D'Elía, el 26 de junio de 2004.

No obstante, Greco, el único funcionario que fue imputado en la causa y prestó declaración ante Urso, continúa acusado en el expediente.

El fiscal Norberto Quantin, que era secretario de Seguridad de la Nación cuando se produjo el copamiento, se aferró a su inmunidad procesal para impugnar las convocatorias de Urso.

Idéntico camino adoptó su ex segundo, José María Campagnoli. Urso ordenó en noviembre pasado la detención de D'Elía por más de media docena de delitos, pero el piquetero goza de fueros parlamentarios por ser diputado bonaerense. Por eso no fue apresado. El 14 de julio de 2004 Greco aseguró que Campagnoli había evitado que la policía desalojara la seccional 24 y contó que un cuñado del entonces ministro de Justicia, Gustavo Beliz, “negoció con los delincuentes que tenían copada” la comisaría.


Comentarios


Marcha multisectorial prueba estrategia de Kirchner