Marcó del Pont reconoció problemas pero los justificó

La causa sería una política que busca “el desarrollo con inclusión social”, argumentó.



#

Foto: DyN.-

ECONOMÍA

La presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, reconoció hoy una serie de problemas y desequilibrios en la economía pero los justificó dentro de una política que busca “el desarrollo con inclusión social”.

La funcionaria señaló que “no hay que ignorar que la Argentina perdió parte del colchón cambiario y perdió margen de competitividad cambiaria” pero insistió “en que hay que discutir cómo ganarla no sólo por devaluaciones”.

“La variable que hay que tener en cuenta es la productividad, y la productividad aumentó 65 por ciento”, al tiempo que indicó que “tampoco hay que ignorar que la Argentina achicó su excedente externo”.

La titular de la autoridad monetaria disertó hoy en un seminario organizado por el CEFID-AR que se realizó en la sede del Banco Nación.

Marcó del Pont remarcó que la política de “acumulación de reservas es un instrumento esencial” pero aclaró que “no es un objetivo en sí mismo”.

“La política de acumulación o desacumulación tiene como objetivo el desarrollo”, remarcó.

La funcionaria defendió el cepo al dólar y sostuvo que “la regulación de activos externos le permitió a la Argentina soportar una salida de 8 mil millones de dólares”.

Afirmó que como contrapartida se generó un fuerte aumento de los depósitos en pesos en los bancos.

Marcó del Pont pronosticó que la cuenta corriente en 2013 cerrará en equilibrio y destacó que el deterioro respecto a los años anteriores es “consecuencia del problema energético”.

Asimismo, defendió la capacidad del BCRA de financiar al Tesoro y fustigó a quienes sostienen que la emisión monetaria provoca inflación.

“La discusión de que la emisión monetaria genera inflación ya no la escucho en otros países del mundo”, afirmó y remarcó que lo que “está generando la emisión es un mayor crédito por las políticas de direccionamiento del BCRA”.

Fuente: DyN.-


Comentarios


Marcó del Pont reconoció problemas pero los justificó