Marinos británicos retenidos en Irán podrán vender su historia

El Ministerio de Defensa británico emitió un permiso especial con el que autoriza a los marinos a contar ante los medios sus 13 días de cautiverio.




Londres (dpa) - Los soldados de la Marina británica retenidos y después puestos en libertad por las autoridades iraníes pueden vender la historia de sus 13 días de cautiverio a los medios de comunicación, según un permiso especial emitido en Londres por el Ministerio de Defensa británico.

La decisión fue muy criticada por políticos de oposición y familiares de soldados muertos o heridos en Irak, que la consideraron "inoportuna" e "indigna", según aseguran hoy diarios británicos. La singular decisión fue tomada por "las circunstancias excepcionales" que rodearon el caso, comunicó el Ministerio en la noche del sábado, pues normalmente a los soldados británicos les está prohibido realizar acuerdos financieros con los medios. El Ministerio defendió hoy su decisión. En un comunicado, señaló que las autoridades tendrán así una idea general de lo que relatarán los soldados. De otra forma, las historias podrían aparecer en los medios a través de amigos y familiares, añadió.

Las autoridades aseguraron que quieren ofrecer apoyo en el manejo con los medios. La declaración emitida hoy por el Ministerio indica asimismo que los soldados deberán pedir permiso a sus superiores antes de entrar en contacto con los medios.

También hubo críticas por parte de militares de alto rango. El antiguo jefe supremo de la flota británica, Sir Alan West, dijo al "Sunday Telegraph" que estaba soprendido de que alguien que todavía está en servicio militar pueda pensar siquiera en una venta. Especialmente la historia de Faye Turney, de 26 años, la única mujer de la unidad y madre de una niña de tres años, despertó un gran interés mediático. Ya vendió su historia al canal de televisión ITV y a un diario por alrededor de 147.000 euros (197.000 dólares), según informaron medios británicos.

 


Comentarios


Marinos británicos retenidos en Irán podrán vender su historia