Marta Such en General Roca

Inauguró una muestra que define como retro – introspectiva – intervenida. La exposición se propone como un recorrido por su obra y por nuestra historia. Participan otros artistas como invitados pero también el público al que propone intervenir dejando un recuerdo.



Todos invitados

Este viernes 10 a las 20.30 se inauguró en la Casa de la Cultura de General Roca la muestra “La retro – introspectiva – intervenida, una que se expone (1945 – 2010)” de la artista plástica neuquina Marta Such.

Esta apuesta de Such, que podrá verse hasta el 10 de octubre, abarca un recorrido histórico, personal y colectivo de su obra, desde la década del cuarenta hasta la actualidad. Recuerdos y cuadros irán intercalándose con los hechos históricos más relevantes que servirán como anclaje en el itinerario por el mundo Such.

Para ello un escenógrafo y artista plástico con estudios en el Teatro Colón hará el trabajo de curación de la muestra de la que participarán otros artistas que marcaron su carrera como Elba Elisetche, Jorge Michelotti, Elena Lapuente, Eduardo Carnero, Mario Martínez, Carmen Olivetto, Liliana Montes Le Fort, y Rafael Roca, entre otros.

Algunas de las series de Such que estarán expuestas serán “Cosas de mi tierra I (1982)”, “Amar en tiempos de guerra (1997)”, “Tiempo de cosecha (2001)” y “de Guerreros y Maestros (2007)”.

Marta Such es catalogada como una de las artistas más prolíficas del medio. Para ella, las cifras las pone la gente y los pintores pintan. Reconoce que viene de una provincia donde los artistas tienen abarrotados sus talleres, son bastante ignorados y le es difícil conseguir sala para exponer.

“Pinto porque lo que más me gusta es pintar, y no puedo dejar de hacerlo porque para mí es como dejar un testimonio. Los verdaderos cronistas de la historia fueron pintores, escultores y grabadores. La historia de la humanidad se pudo reconstruir gracias a aquel que tomó un pedazo de carbón y dibujó algo en la pared”, explica.

Asegura que la respuesta en esta necesidad de dejar huella viene de lejos y se vincula con una pasión artística y política: “vengo una de una familia de Zapala donde a principios de siglo se bailaba y se asistía al teatro en el viejo hotel de Doña Paca. Me crié con un abuelo anarquista, un tío estalinista, mi abuela marxista y mi padre peronista. Mis oídos fueron acariciados por todos ellos y sus palabras me quedaron grabadas para siempre”.

Para ella, los artistas plásticos también son historiadores de cada época, de cada dolor que sufre y de cada alegría que tiene la humanidad”. Por eso entiende que muchos de sus cuadros son intentos de dejar testimonio de un tiempo y un lugar: “el piquetazo y los fogoneros en Cutral Co, la Ley de Obediencia Debida y el Punto Final, las madres de Plaza de Mayo, la asunción de Alfonsín, y luego Menem, antes la Triple A, haber vivido la resistencia a la privatización de YPF con mi marido que era personal jerárquico de la empresa...” , repasa.

Esta retro – introspectiva – intervenida es algo más que una exposición. Es un espacio de encuentro y también de debate y reflexión. “Para mí, la educación es una herramienta de liberación” y es por eso que en el marco de la muestra habrá charlas con profesores de pedagogía y de historia. También habrá un espacio donde distintas organizaciones sociales y de derechos humanos como Ruca Nahuen Mapu, APDH y Zainuco tendrán un espacio “para poner lo que quieran”.

En esta tarea Such no quiere estar sola. “No soy yo, somos todos. Quiero compartir, quiero fundirme de una vez por todas en la vida con los demás”, anhela, “es por eso que, a partir del primer día de inauguración, la idea es que la gente traiga los recuerdos que quiera dejar”. Marta pondrá los suyos y dejará espacio al público para que se involucre, participe y haga su aporte. ¿Qué resultará de esta obra abierta? “Ya veremos”, dice y se entusiasma. Como una niña que invita a jugar.

Natalia López

natalial@rionegro.com.ar


Comentarios


Marta Such en General Roca