Más chicos llegan alcoholizados al hospital Zatti

Muchos incluso presentan coma alcohólico y durante horas, en terapia, pelean por sobrevivir. Un fenómeno que preocupa en la capital viedmense, pero que no escapa a una tendencia nacional. Es que entre 15 y 20 jóvenes ingresan por fin de semana a la guardia del Zatti en estado calamitoso, muchos son chicas. Los padres



VIEDMA (AV)- Preocupa el aumento de los jóvenes con intoxicaciones alcohólicas que son atendidos en el Zatti, todos los fines de semana. Algunos de ellos llegan al hospital en coma alcohólico no sólo provocado por las bebidas que consumen sino por la mezcla con psicofármacos y droga en algunos casos. De una u otra forma la gravedad es la misma en el marco de una situación deplorable.

Entre viernes y domingos la guardia del Zatti atiende entre 15 y 20 jóvenes en ese riesgoso estado que tienen entre 14 y mayores de 20 años.

La mayoría debe quedar internado en observación entre seis y doce horas pero lo preocupante es que últimamente los comas alcohólicos llegan acompañados por lesiones graves como fractura de cráneos, maxilares, traumatismos múltiples que han generado cirugías y varios días de internación.

 

Ni saben lo que beben

Para la jefa de la Guardia del hospital Zatti, Liliana Fedorco, este tema preocupa desde hace tiempo. Recordó que el año pasado -tras la atención de una jovencita de 14 años en coma alcohólico luego de ganar un concurso de tragos- desde el nosocomio se pidió una reunión con el municipio, Policía y propietarios de boliches para ajustar el control de la venta de bebidas alcohólicas a los menores de edad que está prohibido por ordenanza municipal y una Ley provincial.

Pero es evidente que ninguna de las dos normas se cumple y lo que es más grave aún que los chicos que se derrumban alcoholizados en el interior de los boliches son inmediatamente retirados del lugar aparentemente para evitar responsabilidades con el riesgo que caiga en la calle inconsciente con temperaturas bajo cero o sea agredido como ha sucedido en varias oportunidades.

Para evitar estas situaciones desde el hospital se ha instrumentado un recorrido de la ambulancia con un médico durante los fines de semana por las zonas de los boliches de Viedma. Recientemente murió un hombre de unos 40 años que fue encontrado en las inmediaciones de una bailanta del barrio Santa Clara gravemente golpeado.

Pero el esfuerzo de un solo sector no es la suficiente.

“Los chicos no saben ni lo que toman”, señaló Fedorco al detallar que recuperados en el hospital y consultados sobre lo que consumieron los jovencitos sólo refieren el color de la bebida sin saber lo que contenía que, por lo general, s trata de tragos libres.

 

Los padres, sorprendidos

Los menores de edad no son dados de alta hasta que vienen los padres a retirarlos, quienes no pueden creer en la situación que los encuentran o no quieren aceptarlo. Varios accidentes de tránsito han sido también protagonizados por jovencitos alcoholizados.

 

La mezcla explosiva

La jefa del servicio de Guardia del Zatti agregó que también se ha detectado que muchos jóvenes consumen fármacos que al mezclarlos con el alcohol agrava los cuadros de intoxicación y pérdida de control. Puntualizó que esta situación se ha advertido con más frecuencia en las chicas y añadió que los fines de semana de cobro los casos aumentan notablemente.

Encuestas recientes a nivel nacional revelan el aumento del consumo de alcohol durante la adolescencia. El rechazo social, la soledad, la pobreza, el avance de la publicidad y la tolerancia que suelen tener los padres (más prevenidos contra las drogas), se encuentran entre las explicaciones de este fenómeno social.

Notas asociadas: Empiezan entre los 13 y 14 años La tolerancia social les da luz verde a los jóvenes

Notas asociadas: Empiezan entre los 13 y 14 años La tolerancia social les da luz verde a los jóvenes


Comentarios


Más chicos llegan alcoholizados al hospital Zatti