Más de 100 hectáreas contaminadas por una lluvia de petróleo

Fue en un campo a 70 kilómetros de Roca. El fluido llegó a 1.500 metros de distancia.



ROCA (AR).- Más de 100 hectáreas de un campo cercano a Roca quedaron totalmente contaminadas por una lluvia de petróleo, cuando un grupo de operarios intentó poner en funcionamiento un pozo y la presión debajo de la tierra superó toda contención.

Hacía más de un mes que el pozo Jagüel de los Milicos A2, en el yacimiento del mismo nombre de la empresa Pioneer Natural Resources S.A., no operaba. Así lo comentó ayer el dueño del campo, Agapito Mendoza, a quien la petrolera le paga 108 pesos mensuales para poder explotar una hectárea del terreno.

El martes, cuando se decidió reactivarlo, todo terminó en desastre. Un error en las tareas provocó que el fluido emergiera en forma violenta y descontrolada, quedando esparcido sobre una extensión de tierras superior a los 1.500 metros de largo por 500 de ancho por la ayuda del viento.

El accidente ocurrió a unos 70 kilómetros de Roca, camino a Casa de Piedra y trascendió luego de que el propietario del campo presentara una denuncia penal en la Fiscalía Federal con sede en Roca.

Mendoza asegura que acudió a la Justicia no sólo para que la empresa petrolera solucione el perjuicio ocasionado el martes en su terreno, de 6.000 hectáreas, sino también para que el Estado haga respetar las normas vigentes, porque “esta es la segunda vez que pasa lo mismo”.

Ya en su campo, donde distintas firmas extrajeron petróleo desde 1990, la indignación de Mendoza fue en aumento cuando advirtió que las máquinas de la petrolera habrían intentado disimular la contaminación dando vuelta la tierra. “Menos mal que llegué un día después del derrame porque si no, a la hora de reclamar sería mucho más difícil comprobar el daño”, señaló Mendoza, que de inmediato impidió que las topadoras continuaran sus trabajos en la zona contaminada.

De todas maneras, Pioneer Natural Resources S.A. contrató a una firma especializada en saneamiento petrolero y ayer seis personas llevaban adelante una limpieza que -según dijeron- demandaría al menos cinco meses Las explicaciones técnicas sobre el motivo del imprevisto que originó la “lluvia negra” sobre las 100 hectáreas no pudieron ser escuchadas por este diario, ya que el único responsable de los trabajos en el yacimiento se excusó, indicando que toda la información oficial debe requerirse en la central de la empresa, en Cutral Co.

A pesar de los intentos, los llamados telefónicos hacia la base neuquina fueron infructuosos.

Hasta el momento, la única explicación ofrecida por la petrolera llegó a través de una carta documento enviada al dueño del campo contaminado, en la que se lo pone en conocimiento del derrame, “estimado en 9 metros cúbicos, que por efecto del viento afectó en forma de spray un área aproximada de 500 x 100 metros”. Sin embargo, Mendoza asegura que la zona alcanzada es mucho mayor y eso queda en evidencia al recorrerla.

“Pioneer Natural Resources S.A. ha procedido a efectuar la denuncia de este derrame a las autoridades de aplicación de la Provincia de Río Negro como así también a la Secretaría de Energía de la Nación, habiéndose tomado todas las medidas precautorias previstas en los planes de contingencia generando un plan -con asesoramiento de una consultora externa- para una rápida y eficiente remediación del área afectada”, agrega la petrolera en la misiva firmada por su apoderado, Alberto Travieso.

Llevará más de cinco meses sanear el terreno

ra que el ganado no muera contaminado.

Además, nadie sabe hasta el momento qué daño puede ocasionar el petróleo en la zona subterránea. Máxime teniendo en cuenta que la cantidad de hidrocarburo caída en proximidades al pozo fue suficiente como para que ayer todavía hubiera charcos. Esto, también a pesar de los intentos de “disimular” el desastre dando vuelta la tierra.

Pioneer Natural Resources S.A. contrató de inmediato a una empresa para que limpiara el terreno. Sin embargo, los propios empleados -de una firma de Cutral Co- informaron que la tarea demandaría no menos de cinco meses. (AR)

No es la primera vez que pasa

La contaminación en el campo de Agapito Mendoza no fue la primera que padeció este vecino de Roca. “En 1996 pasó algo similar en un pozo cercano y por eso todavía estoy en juicio”, comentó ayer.

A pesar de que no trascienden, estos incidentes parecen no ser novedosos para las petroleras, ya que los trabajadores que limpiaban el campo indicaron que semanas atrás habían sido llamados para retirar petróleo de un terreno en Plaza Huincul.

Otro de los aspectos a destacar en este caso es la fortuna que tuvo la veintena de obreros que se desempeñan en el yacimiento Jagüel Los Milicos A2, ya que las casillas en las que viven se encuentran pocos metros al sur del pozo y el viento corría el martes hacia el noroeste. Si eso no hubiera pasado, seguramente hoy se estaría hablando de un mal mayor. (AR)


Comentarios


Más de 100 hectáreas contaminadas por una lluvia de petróleo