Más de 32 millones para 7 barrios carenciados

La inversión ya fue ejecutada y es financiada por el BID y la Nación. En una primera etapa alcanzó a Cipolletti, Roca, Viedma, Bariloche, Cervantes y Cinco Saltos. Restan invertir 42 millones de pesos más en barrios de Bariloche, Campo Grande, Jacobacci y El Bolsón. Estos últimos están significativamente demorados, cuestión que genera debates en el seno de la administración Saiz. Verani explica que los pro



VIEDMA (AV).- Unos 32 millones de pesos fueron destinados a proyectos de infraestructura y de servicios en siete barrios carenciados de Río Negro. Los recursos corresponden al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al gobierno nacional.

Un 30 por ciento constituye préstamos del organismo internacional, mientras los restantes son subsidios, siempre en el marco del Programa de Mejoramiento de Barrios (Promeba).

Otra inversión de 42 millones prevé favorecer a cuatro barrios más aunque su ejecución todavía no comenzó, originando no pocos cuestionamientos.

Inicialmente, casi 700 familias fueron alcanzadas por las obras de la primera etapa en los barrios Anai Mapu de Cipolletti, Barrio Nuevo de Roca y Lavalle/Mi Bandera de Viedma.

La segunda parte -aún en ejecución- cubre algo más de 850 familias en cuatro barriadas: El Vivero (Bariloche), Virgen de Luján (Cervantes), Barrio Nuevo 2 (Roca) y Juan Perón (Cinco Saltos). Esta etapa mantiene inconvenientes en su conclusión -especialmente, en Bariloche- mientras la última no inició con su ejecución de proyectos, determinando un singular cruce de acusaciones y de culpas en el seno del gobierno (ver aparte). Esta tercera parte comprende una inversión de unos 42 millones, distribuidas en cuatro barrios pobres: 34 Hectáreas (Bariloche), Caruso (Campo Grande), Matadero (Jacobacci) y Esperanza (El Bolsón).

Un informe técnico de la Unidad Ejecutora Provincial precisa que el Promeba -que se implementó desde 1997- permitió acceder a préstamos otorgados por el BID (un 60 por ciento del monto) y el Estado Nacional (el 40 por ciento restante). Los mismos está destinados a obras sociales y ambientales en sectores urbanos identificados con Niveles Básicos Insatisfechos.

La provincia asume como préstamo la mitad del aporte del BID, mientras que la participación de la Nación corres

ponde a un subsidio.

En cada sector urbano identificado con propuestas sociales y ambientales, se fijan obras de infraestructura y equipamiento destinadas al “mejoramiento en las condiciones y calidad de vida de sus habitantes”.

Así, cada barrio integrado se cubre con agua potable, desagües, gas, electricidad y alumbrado público, arbolado y parquización. También, se aporta para obras complementarias, como cisternas y tanques de agua, plantas y sistemas de bombeos y, entre otros, subestaciones transformadoras de energía.

Por otra parte, el informe resaltó que la provincia amplió -en algunos casos- el monto de inversión en infraestructura en cada lote, destinados a construir o ampliar unidades habitacionales mínimas y concretar o mejorar núcleos sanitarios. También se ejecutan instalaciones internas y conexiones a redes de servicios, erradicación de los pozos absorbentes y eliminación de instalaciones precarias.

Según el informe, cada emprendimiento para concretarse tiene dos etapas previas: el proceso de “elegibilidad” -que estudia y verifica si el proyecto se encuadra en las condiciones del Programa- y el “proyecto ejecutivo integral, que define y desarrolla las obras, establece la inversión económica y el beneficio social.

En obras ya finalizadas, el programa cubrió a 676 familias/lotes, con un plan de inversión cercana a los 12 millones, mientras que los emprendimientos en ejecución sumarán otros 20 millones, alcanzando a 857 familias/lotes.

El total supera los 32 millones.

El orden del cuadro de “obras en proyectos” -ver aparte- es coincidente con “el grado de desarrollo y su instancia de gestión para financiamiento ante la Unidad Coordinadora Nacional del Programa y el BID”, dice el informe.

El mismo también sostiene que “las respectivas documentaciones se mantienen en espera de liberación de cupos, los que se van produciendo en la medida en que proyectos ejecutivos se transforman en obras, y la ejecución de éstas transita por tramos finales”.


Comentarios


Más de 32 millones para 7 barrios carenciados