Más de setenta y cinco mil aficionados celebraron la conquista



ROMA (DPA) – Los más de setenta y cinco mil seguidores de la Roma que abarrotaron ayer el estadio “Olímpico” de la capital italiana enloquecieron de felicidad al ver cristalizado su sueño del “scudetto”.

Las celebraciones ya habían comenzado en el estadio antes de la finalización del partido que Roma ganó por 3 a 1 sobre Parma, a punto tal que el encuentro se suspendió durante unos minutos por la invasión al campo de juego de un grupo de aficionados.

Pero una vez terminado el partido los festejos se trasladaron a los aledaños del Foro Itálico y a las calles y plazas de la “ciudad eterna”.

Roma, que había ganado su último título en 1983, instauró un nuevo récord de 75 puntos para la liga de dieciocho equipos.

“No hay nada mejor que esto. Siempre quise ganar un título con este equipo. Todo lo que puedo expresar es un gracias Roma”, apuntó eufórico el francés Vincent Candela.

“Era el sueño de todo el equipo, pero sobre todo el mío, desde que era niño”, confesó el capitán de la Roma, Francesco Totti.

La otra cara de la moneda se vivió en Nápoli, con el descenso de su equipo. La policía debió resguardar la casa del administrador delegado del citado club, Corrado Ferlaíno, ante las amenazas de fanáticos furiosos por el descenso de su equipo.

“Todo estaba previsto, lo había anticipado hace unas fechas. Este final de certamen no tuvo credibilidad y nuestros abogados se encargarán del tema”, afirmó el presidente Giorgio Corbelli, quien hace unos días denunció ante la justicia la sorprendente victoria de Verona, rival directo por el descenso, frente al Parma.

Crespo se ganó un lugar entre los más grandes

ROMA (EFE) – El delantero argentino Hernán Jorge Crespo, uno de los jugadores más respetuosos y amables, lejos de su “instinto asesino” como artillero, logró en su primera temporada en la Lazio coronarse como el “rey de los goleadores” del certamen italiano 2000-01, lo que ya le eleva al “olimpo” de este país.

Crespo es uno de esos jugadores que aseguran siempre el gol. Lo demostró primero en Ríver Plate, en los cuatro años en el Parma y en esta primera temporada en la Lazio, que precisamente por sus tantos pagó por sus servicios unos cincuenta millones de dólares.

Una cifra -algo menos por los pases al Parma del portugués Sergio Conceicao y del argentino Matías Almeyda- que es la más alta pagada en el fútbol italiano y tan sólo superada en el mundo ligeramente por la que, casi al mismo tiempo, el Real Madrid abonó por el portugués Luis Figo, mediante el pago de la cláusula de rescisión del Barcelona.

Esta fue una temporada en lo individual excelente para un Crespo que llegó, incluso, a ser cuestionado al inicio de temporada. Momentos difíciles en los pequeñas lesiones musculares le impidieron encontrar la forma física.

Curiosamente, empezó a acallar criticas al son de sus goles con la marcha del técnico sueco Sven Goran Erikkson y la llegada de Dino Zoff al banco lacial, en enero último. Así, en los siete primeros encuentros con el nuevo entrenador anotó diez goles, cuando con el anterior había logrado cuatro. A partir de ahí, no tuvo piedad con el arco rival, hasta terminar primero con veintiséis festejos.


Comentarios


Más de setenta y cinco mil aficionados celebraron la conquista