Más evidencias sobre baja calidad de las defensas

La roca arenisca que utilizan el DPA y la Autoridad de Cuencas no tendría la resistencia al agua requerida en la licitación, de acuerdo con las normas IRAM, dicen Pinazo y Peralta.



#

A simple vista, los acopios que el DPA realiza junto al río permiten ver que la mayor parte del material es arena.

Nuevas evidencias indican que el material usado en las defensas costeras no es apto para ese destino, ya que en uno de los análisis a los que fue sometido perdió el 97,8% de su masa, mientras que otro de los análisis se hizo incumpliendo las normas de calidad que preveía la licitación.

El tema ya fue motivo de cinco denuncias penales por estafa y malversación de fondos públicos realizadas por el técnico en canteras Teodoro Joubert, una de ellas en el Juzgado Federal de Roca en octubre del 2005. También mereció un pedido de informes parlamentario al DPA de los legisladores Alcides Pinazo y Carlos Peralta, y la respuesta no resultó para ellos satisfactoria.

Los materiales para las defensas costeras son comprados por licitación por el Departamento Provincial de Aguas rionegrino, aunque son pagados con fondos provinciales y de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, lo que amerita la competencia federal del caso.

La cuestión resulta de singular gravedad, ya que -según informes de geólogos especializados en el tema- no resultan aptos para el uso. Así lo expresaron en sendos informes los geólogos Patricia Castellote y Orestes Caldironi, que analizaron muestras que Pinazo y Peralta extrajeron con certificación ante escribano, de las propias obras de defensa construidas.

Según los informes, la roca arenisca es comprada por el DPA al Consorcio de Riego y Drenaje de Villa Regina, Godoy y Chichinales, entidad que ni siquiera podría participar en licitaciones de este tipo porque no tiene fines de lucro debido a que su objeto social es únicamente administrar el riego en su zona, y para ello está exenta de impuestos. El Consorcio, en realidad, compraría esa roca arenisca a una cantera ubicada en cercanías de Cipolletti.

El Consorcio provee al DPA desde que el actual gobernador, Mario De Rege, era titular del organismo de aguas provincial. Ahora, como presidente de la Legislatura, De Rege gestionó el pedido de informes sobre el tema.

Peralta y Pinazo señalaron una serie de falencias en la respuesta del DPA, y una de las más importantes pone en cuestión un análisis realizado por el laboratorio de suelos de la Universidad Nacional del Comahue. En élen lugar de aplicar la norma IRAM 1532 -que implica someter el material a 500 revoluciones por minuto- lo sometió a 200 revoluciones por minuto, lo que desnaturaliza el criterio de calidad certificada cuya función, precisamente, es constituir una norma invariable (ver aparte).

Las muestras analizadas correspondieron a tres áreas: la zona de Huergo, roca que corresponde a la formación Chichinales y fue provista por el Consorcio de Riego de Regina; la zona de Apycar, provista por Nippon Car, y la zona de Allen, provista por Santa Mónica, de la formación Neuquén. En los tres casos, se indicó que “no cumplen con las normas IRAM”.


Comentarios


Más evidencias sobre baja calidad de las defensas