Más manzana y menos pera para esta cosecha



#

Muchas de la peras que ya se comenzaron a recolectar no presentan la calidad demandada por los mercados.

La temporada frutícola que ya comenzó proyecta algunos nubarrones, aunque estos están más relacionados a factores presentes en el plano local y no tanto externos.

La producción en el Valle se mantiene en niveles bajos en relación a los históricos de las últimas décadas. Para este año se espera un menor volumen de peras y algo más de manzanas respecto de la pasada temporada.

A esta moderada cosecha hay que agregarle la falta de calidad que se observa en las distintas explotaciones de la región.

“Estamos observando una merma en William’s importante y mucha fruta afectada por las heladas y golpes de granizo”, confió Pablo Cervi, presidente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI).

Varios son los productores que anticipan realizar una sola pasada sobre esta variedad, ya que, en muchos casos, los precios no justifican cosechar la fruta de mala calidad. Las mermas en algunos importantes lotes de la región alcanzan al 40% y los valores ofrecidos por la William’s convencional para el comercio en fresco tienen un techo de 25 centavos de dólar. Las industrias, por ahora, no tienen intenciones de recibirla ya que concentran stocks de temporadas anteriores todavía sin vender. Otra situación totalmente distinta se da con la fruta orgánica. Existe una expectativa de mayores valores en este segmento del mercado.

Los bajos volúmenes con mermas de calidad también se observan en las otras variedades de peras como es el caso de la Packam’s y D’Anjou.

El titular de la CAFI aseguró que el mercado va a estar complicado para esta especie, teniendo en cuenta los antecedentes observados en Rusia –con precios logrados el año anterior por debajo de los costos– y las exigencias de Brasil para colocar fruta en este mercado.

En este sentido hay que señalar que las autoridades sanitarias del vecino país todavía no han contestado la propuesta del gobierno argentino para flexibilizar las exigencias del Sistema de Mitigación de Riesgo (SMR) impuesto el año pasado sobre las pomáceas del Valle. “Vamos a tener que ser muy cuidadosos con lo que enviamos, es un mercado que hay que cuidar”, confió Cervi.

Frente a la baja oferta, el sentido común nos hace pensar que la pera de calidad puede llegar a lograr nichos con buenos precios en ciertos destinos. Hoy eso no se refleja en las ofertas que están percibiendo los productores por parte de las empresas. El problema está en que las primeras proyecciones muestran que menos de un tercio de lo embalado tiene estas características. Los más de dos tercios restantes son segunda y tercera calidad que reflejan serios problemas de colocación y bajos retornos en el mercado.

El año pasado, muchas empresas terminaron comprando fruta a precios que la demanda nunca convalidó. De ahí la prudencia que hoy se observa en las exportadoras al hacer ofertas sobre los lotes de pera y manzana.

Como dato a tener en cuenta, y a diferencia del año pasado, no hay en este momento pera en las cámaras frigoríficas, lo que permite entrever un comercio algo más fluido del producto respecto de lo que fue el comienzo de la pasada temporada.

El caso de las manzanas es algo distinto. Hay más volumen pero con calidades similares a las del año anterior. Existe entre los productores expectativa sobre esta especie teniendo en cuenta los buenos precios logrados en estos últimos meses. Algunas partidas de alta calidad se llegaron a pagar hasta 16 pesos por kilo antes de fin de año. “Para esta cosecha esperamos recibir en caliente un piso no menor a los 8 pesos por kilo de manzana roja, siempre hablando de calidad, y para ser guardada y comercializada en el mercado interno en el segundo semestre de este año”, destacó un importante productor de la zona de Cipolletti al ser consultado por el tema. Para los empresarios, ese valor es muy difícil de convalidar a futuro en las góndolas.

Los buenas cotizaciones logradas en la última parte del año pasado se debieron, en gran parte, a que existió una baja cosecha y de mala calidad. Es decir, la oferta que llegó en el último trimestre del año fue muy escasa. Hoy se observa una mayor cosecha pero con los mismos niveles de calidad. Muchos empresarios proyectan un volumen más elevado de fruta, respecto del año anterior, para el segundo semestre del año, lo que podría terminar de impactar en los precios finales. “Puede ser que los valores de este último trimestre del año sean similares a los de la pasada temporada, no mucho más”, confió un operador del mercado al ser consultado por el tema.

Otros de los puntos complicados de la temporada es la falta de financiamiento. La banca local cerró los préstamos a muchas firmas regionales por temor a que existan problemas de repago.

Muchas son las empresas que están prevendiendo su futura exportación a operadores del exterior para poder financiar el empaque en esta primera etapa de la cosecha. El costo financiero de esta alternativa es sumamente alto. En este sentido no hay que dejar de mencionar que el triunfo de Donald Trump derivó en una fuerte escalada de la tasa de interés a diez años en EE. UU., un movimiento que anticipa a su vez la expectativa de que la Reserva Federal acelere el ritmo de ajuste monetario este año. En ese contexto, el costo de endeudamiento amenaza con encarecerse, a no ser que la Argentina consigne mejoras macro que permitan bajar el riesgo país y compensar el efecto Trump.

Señales del exterior

En el plano comercial externo, el escenario se muestra estable con una sensible mejora en la competitividad para el Valle por la apreciación de la mayor parte de las monedas de los países del hemisferio sur.

El rublo mejoró su posición frente al dólar un 25% interanual (ver infogramas adjuntos), el real un 20% y el resto de las monedas (peso chileno, dólar neozelandés y el rand sudafricano) mostró una similar conducta.

No hay que dejar de mencionar que el peso argentino presenta también un retraso frente al dólar que tenderá a profundizarse en el transcurso de este año, como parte de la política del gobierno del presidente Macri.

En lo que respecta a los flujos de comercio internacional de fruta, el último informe dado a conocer por el departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) detalla un volumen de producción de manzanas a nivel global para la temporada 2016/2017 pero con alzas sobre las exportaciones, lo que permitiría compensar posibles sobreofertas. Las mismas tendencias se observan en las peras.

Las principales dudas que hoy plantean los exportadores locales están en las posibilidades de colocar nuestra oferta en destinos como Brasil, Rusia y Argelia. Tres países que, hasta poco tiempo atrás, importaban una gran proporción de fruta de segunda y tercera calidad. En la actualidad esos mercados, por distintas causas, se están perdiendo en manos de terceros, por lo que sería importante volver a recomponer los flujos comerciales con ellos, teniendo en cuenta los altos volúmenes de peras y manzanas con baja calidad que existe en el Valle.

Pulso Económico

Lo bueno

de la temporada

Lo malo

de la temporada

Datos

El real brasileño se revaluó 20% interanual. Mejora la competitividad en ese mercado.
El rublo se apreció 25% en los últimos doce meses. Una ayuda para la oferta del Valle.
Varias monedas del hemisferio sur muestran esta misma tendencia.
Cámaras de frío sin fruta al inicio de la temporada local. Se espera un mercado más fluido.
Precios internacionales estables en los principales mercados.
Menor cosecha en términos históricos, lo que definirá caída de divisas para la región.
Se profundiza la oferta de baja calidad. Problemas para la colocación de fruta.
Falta de respuestas de Brasil para flexibilizar las condiciones de exportación.
Caída de la disponibilidad de créditos para la actividad frutícola.
Devaluación del euro con pérdida de competitividad para la oferta del Valle.

Comentarios


Más manzana y menos pera para esta cosecha