Más que un equipo, Boca se parece a un hospital

La larga racha de lesionados abre un sombrío panorama. Los últimos en caer fueron el mellizo Gustavo y el ‘Chelo’.



 Rachas son rachas. Hay de las buenas y de las otras. Boca, por caso, supo en los últimos tiempos saber lo que son ambas. El invicto “long time”, el bicampeonato, los triunfos en el superclásico. Vaya si disfrutaron los xeneizes hasta mediados del ‘99.

Pero de los tiempos de bonanza se pasó a los de desazón por los resultados -sin el último título del siglo que para colmo fue de su archirrival y dos derrotas consecutivas ante el mismo Ríver (Apertura y hace poco en Córdoba)- y encima lo que duele tanto o mas: las bajas por lesiones.

En este rubro, Boca lidera ampliamente la lista de los equipos que sufrieron alguna baja desde que comenzó la pretemporada y las distintas copas de verano. Es más, y hasta se le puede agregar a valores fundamentales como Martín Palermo, marginado en momentos clave del último certamen oficial.

Ahora, la racha de lesionados que padece Boca en los últimos tiempos se cobró antenoche otras dos ‘víctimas’: Marcelo Delgado y Gustavo Barros Schelotto, quienes debieron abandonar el campo durante el partido con Rácing. Delgado padece un esguince en su rodilla derecha y el mellizo Gustavo un desgarro en la cara posterior del muslo derecho.

Esas lesiones se suman a la que había sufrido la semana pasada Guillermo Barros Schelotto, con una distensión muscular durante una práctica en Tandil. También por lesiones menores sufridas durante los partidos de verano el miércoles no pudieron jugar, y difícilmente lo hagan mañana ante Ríver, Fernando Navas y César La Paglia.

Además, en el comienzo de la temporada, Boca sufrió las bajas de Mauricio Serna (su recuperación demandará por lo menos cuatro meses) y Jorge Bermúdez (inactivo hasta mediados de febrero).

En tanto, aún están en plena recuperación Walter Samuel (operado el 20 de diciembre de una rotura del cartílago del fémur en la pierna izquierda) y Martín Palermo (intervenido el 29 de noviembre en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha).

En cuanto a si alguna vez siendo técnico, le había sucedido algo similar a esta racha de lesionados, Carlos Bianchi contestó que “en Vélez no me pasó, pero sí lo he tenido en la Roma en momentos capitales, como cuando me quedé sin el mediocampo: se lesionaron cuatro jugadores en un partido”.

“Lo de las lesiones es increíble y generó una psicosis entre los hinchas, a punto tal, que cada vez que cae al suelo un jugador de Boca, sufrimos todos”, admitió por su parte el presidente Mauricio Macri.

Así, el panorama de Boca aparece aún más sombrío de cara a los dos objetivos que tiene el equipo en la primera parte del año: Clausura y Libertadores. ¡Ah!, y en lo inmediato, mañana una revancha de pretemporada con los entonados ‘millonarios’. Uno de esos partidos que por más amistoso que sea, nadie lo quiere perder. Por el honor, la fama y la ‘cargada’. (AR).

Bianchi no habla de refuerzos

TANDIL (DyN) -Carlos Bianchi minimizó ayer la racha de lesiones que tiene a maltraer a su plantel y reiteró que no pidió al Cristian Bassedas, “ni a ningún refuerzo”.

En la rueda de prensa que el entrenador suele dar en la “Posada de los Pájaros” al día siguiente de los encuentros, Bianchi señaló, algo molesto, que “no hay que magnificar las lesiones y ustedes (por los periodistas) lo hacen todos los días”.

“Si bien a mi no me gusta que se lesionen los jugadores, como a ningún técnico del mundo, hay que darle la importancia que corresponde, sin volverse loco”, señaló Bianchi quien además descartó para el superclásico de mañana ante Ríver Plate a “los mellizos (Gustavo y Guillermo Barros Schelotto) y a (Marcelo) Delgado, porque el resto de los que están en la pretemporada en Tandil está en condiciones de jugar”.

Cuando se le preguntó por los refuerzos que habría pedido en una reunión que mantuvo en las últimas horas con el presidente boquense Mauricio Macri, Bianchi desmintió que se haya tocado ese tema.

Su desmentida tomó fuerza cuando le preguntaron por el volante Cristian Bassedas, que juega en Vélez. Allí el técnico dejó en claro que “no he pedido ningún refuerzo, además no sólo me tengo que reunir con Macri para tratar ese tema”.


Comentarios


Más que un equipo, Boca se parece a un hospital