Más roces con Duhalde, aunque Solá ahora se siente 'comprendido'

El gobierno volvió a criticar al ex presidente. El gobernador, tranquilo.



El gobierno volvió a reclamar ayer al ex presidente Eduardo Duhalde “prudencia” en sus expresiones, al considerar que todo lo que diga “afecta las cosas” en momentos en que el país busca “recuperar la confianza internacional”. El otro contrincante fuerte que le surgió al gobierno a raíz de la nueva coparticipación, el gobernador bonaerense Felipe Solá, morigeró ayer nuevamente su discurso y afirmó que ahora se siente “comprendido por el gobierno nacional”.

A través del jefe de Gabinete, Alberto Fernández y del ministro del Interior, Aníbal Fernández, el Ejecutivo volvió a cuestionar algunas actitudes de Duhalde, aunque le bajó un poco el tono a la disputa. El jefe de Gabinete dijo que “Duhalde tiene derecho a decir lo que ha dicho (en relación a la coparticipación y a sus críticas a la política de derechos humanos del gobierno) y nosotros, derecho a estar en desacuerdo”.

Según Alberto Fernández “no es nada novedoso porque su posición sobre derechos humanos siempre ha sido la misma”. “Igualmente, la prudencia es un don del dirigente”, le recordó Fernández. Por su parte, el ministro del Interior consideró que “Duhalde se equivoca en sus expresiones” al criticar la política de derechos humanos del gobierno y participar públicamente de la puja por los fondos de la coparticipación con la provincia de Buenos Aires, porque esas expresiones “son escuchadas en el exterior” y “perjudican al gobierno”.

Aníbal reconoció tener “respecto” por Duhalde, pero le endilgó que “cualquiera de las expresiones” que manifieste “afecta las cosas” en momentos en que el gobierno presentó la propuesta de renegociación de la deuda y busca “recuperar la confianza”. En cambio, el titular de la cartera política cuestionó duramente a la ex primera dama y diputada nacional, Hilda “Chiche” González de Duhalde, a quien le endilgó

tener “sólo quejas personales contra un ministro, pero no propuestas al gobierno”.

Tras ratificar que “por supuesto” considera presentarse como candidato a gobernador en la provincia, Fernández afirmó que no le preocupan las expresiones de “Chiche” Duhalde quien anoche acusó a Kirchner de “no escuchar ni recibir a los legisladores” y negarse a convocar a una mesa de diálogo con distintos sectores, como lo hizo su esposo cuando fue presidente.

Afirmó que el ex presidente “es un aliado del gobierno”, pero “cuando él planteó que la Argentina no era confiable” en realidad provocó “preocupación” en sectores externos en momentos en que “el gobierno presentó la propuesta de recomposición de la deuda (externa) en la bolsa de valores de Estados Unidos”. “Es imperioso recuperar la confianza a nivel internacional y estos dichos no colaboran”, afirmó Fernández.

Solá, por su parte, resumió ayer los resultados del encuentro del miércoles con el jefe de Gabinete: “Pude sacar comprensión, un espacio de discusión y de trabajo, y la posibilidad de que la Nación apoye programas para combatir la pobreza que se extiende por toda la provincia”.

“Empezamos a caminar bien al comenzar a discutir con Alberto Fernandez cómo van a ser los próximos tres años de la provincia, es decir cómo mantener a la provincia sin déficit y cumpliendo con lo que se tenga que cumplir”, sostuvo Solá en declaraciones a Radio 10 y Radio Uno.

El gobernador, quien se reunió con Fernández para avanzar en las negociaciones por la ley de coparticipación federal que desde hace varias semanas mantenía enfrentadas a la Nación y la provincia, enfatizó que “hubo un grado de avance muy importante”. “Expliqué y fui comprendido (sobre) por qué la coparticipación no alcanza y nos quedamos cortos”, aseveró el mandatario provincial, quien agregó: “El gobierno nacional me dio la razón, pero eso no quiere decir que me dio la solución”. (DyN/Télam)


Comentarios


Más roces con Duhalde, aunque Solá ahora se siente 'comprendido'