Massa busca un contragolpe a la alianza Pro-UCR

“Los radicales con poder territorial están conmigo”, dice. Seduce al peronismo federal y busca evitar “fugas”.



#

El tigrense minimiza encuestas que lo ponen a la baja o estancado en intención de voto.

BUENOS AIRES (ABA) . -La velocidad a la que se mueve por estos días Sergio Massa por diversos puntos del país contrasta con cierto parate que según algunas mediciones viene teniendo su candidatura presidencial. En las huestes del Frente Renovador (FR) se quejan de “operaciones” en favor de Scioli y Macri. “Las encuestas de Fara, Poliarquía e Ipsos dan prácticamente un triple empate, solo dos posicionan mejor a Macri en un ascenso tan vertiginoso que resulta inverosímil”, dijo ayer una alta fuente massista. Pero hay factores concretos que parecen jugarle una mala pasada al ex intendente de Tigre. Uno es interno: el abandono del FR por parte de algunos intendentes del conurbano bonaerense. El otro externo: la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical que selló un acuerdo con el Pro. Si bien en el massismo reconocen que dicha coalición complicó el armado del FR, también señalan que los aspirantes radicales con chances de ganar sus provincias responden a Massa: Nito Artaza en Corrientes, Gerardo Morales en Jujuy, Cano en Tucumán y Miguel Najdenoff en Formosa “Los radicales con poder territorial están con nosotros”, disparó el propio Massa. Por otra parte, el tigrense aceita los contactos con el peronismo federal. Ayer estuvo junto al exgobernador Ramón Puerta y en los próximos días mantendrá un almuerzo con el senador del MPN, Guillermo Pereyra, en tanto en Salta jugaría con Juan Carlos Romero y en San Luis con los Rodríguez Sáa. El golpe más fuerte en relación a ese sector fue el pase de Carlos Reutemann (el año pasado invocado como potencial vice de Massa) al macrismo. “Pero en Santa Fe el Pro no se la verá fácil”, sostuvo un vocero del FR. Y pese a algunos cortocircuitos, siguen incluyendo al gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, en el espacio. El aspecto clave para Massa es evitar una “sangría” mayor de intendentes en territorio bonaerense. Allí pegaron el portazo: Gustavo Posse de San Isidro (con destino al Pro), Sandro Guzmán de San Miguel (al FPV), Martín Insaurralde se decidió por el sciolismo y otros no despejan dudas sobre su continuidad. En busca de contener; Massa congregó el viernes a los intendentes más fieles: Gabriel Katopodis (San Martín), Mario Meoni (Junín), José Eseverri (Olavarría), Luis Acuña (Hurlingham) y el polémico Raúl Othaeche (Merlo). La estrategia será reforzar el perfil opositor y decantar en tres candidatos a gobernadores (Francisco De Narváez, Darío Giustozzi, Felipe Solá y podría estar Mónica López). El discurso sigue siendo duro en materia de seguridad (ayer embistió contra el candidato kirchnerista para la Corte, Roberto Carlés (quien afirmó que la condena perpetua es “inhumana” . “Inhumanas son las violaciones, inhumano es que maten a una chica a martillazos para robarle el celular, inhumano es el que envenena a los chicos con la droga”, dijo Massa.


Comentarios


Massa busca un contragolpe a la alianza Pro-UCR