Mató a su amigo cuando manipulaba un arma 

Una reunión entre amigos que se desarrollaba aparentemente con normalidad, se convirtió en tragedia cuando uno de los jóvenes -de 14 años- cayó herido al recibir un disparo de un revólver calibre 32. El hecho se produjo en el barrio Arrayanes de Bariloche. Según los testimonios recogidos por los investigadores, pudo haberse tratado de un disparo accidental. El arma estaba en poder de un muchacho de 16 años, muy amigo de la víctima. El joven quedó detenido.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Un revólver calibre 22 en manos de un muchacho de 16 años desencadenó una tragedia: inesperadamente se disparó y mató a un chico de 14.

Todo ocurrió de pronto y enlutó a por lo menos dos familias del barrio Arrayanes, uno de los más pobres de la ciudad.

Como sucede regularmente, en especial en las largas veladas de viernes y sábados, la madrugada llegó al vecindario con estampidos de tiros que empezaron a sonar poco después de la una de la mañana.

En la casa de los Báez sucedía una reunión de los chicos de esa familia con sus amigos Osés.

Es un hogar habitualmente tranquilo, ubicado sobre la calle Hermitte, en el filo de una pronunciada barda, a dos cuadras del Cementerio. Allí habitaba la madre de la familia junto a sus cuatro hijos: una nena y tres varones, de entre ocho y dieciséis años.

Certero disparo

Guillermo era el del medio. Ayer, cerca de las cinco de la madrugada, murió casi instantáneamente cuando el balazo disparado, al parecer por accidente, le partió el corazón.

En el barrio no pueden entender qué sucedió.

“Es gente muy tranquila. Nunca había problemas en esa casa” señaló un vecino. Una mujer abundó en esa línea: “la madre trabaja y los chicos van a la escuela. Son muy tranquilos y se cuidan entre ellos” relató.

También informaron que entre los jóvenes Osés y Báez había una amistad conocida, y formaban un variado grupo con integrantes de entre 12 y 18 años. Los más grandes se juntaban habitualmente en inmediaciones de una u otra vivienda (los Osés viven unas cuadras más al sur) a tomar cerveza, pero hasta el momento no han protagonizado ninguno de los típicos enfrentamientos juveniles que suelen caracterizar a ese y otros barrios humildes de la ciudad.

Ayer, los dos grupos de hermanos se habían reunido con otros amigos en esa casilla, donde organizaron una reunión con baile, en la que no faltó el alcohol, aunque no hubo violencia.

De todos modos resultó llamativo que pese a la aparente mansedumbre del grupo, hubiese un arma entre ellos.

Según trascendió, el revólver estaba en manos de uno de los chicos, de 16 años, y que fue disparado sin intención cuando éste se retiraba de la casa.

Permanece detenido

Si bien los investigadores se inclinan por la causa accidental, el joven que ocasionó la muerte de Guillermo Báez y probable dueño del revólver, fue detenido y permanece a disposición del juez que deberá resolver su situación.

Según fuentes de la comisaría 28 del barrio Alto, donde está detenido el menor, la muerte de Guillermo Báez también podría haber sido consecuencia del juego de la “ruleta rusa”.

Aunque resulta muy curioso que la vertiginosa apuesta se realice apuntándole con el arma a otra persona. 


Comentarios


Mató a su amigo cuando manipulaba un arma