Matrimonio neuquino falleció por el monóxido

Dormían en su casa cuando una estufa a leña hizo entrar en combustión ropas que habían puesto a secar





NEUQUÉN (AN).- Un matrimonio mayor murió asfixiado producto de la inhalación de monóxido de carbono provocado por la estufa a leña con la que calefaccionaban la vivienda.

Marco Antonio Ávila (89) y su esposa Saida del Carmen Fuentes (88) son las primeras víctimas fatales de la temporada. Ayer se registraron dos intoxicaciones más: una mujer junto a su pequeña hija, residentes en el barrio Melipal, tuvieron que ser asistidas en el Hospital Heller y están fuera de peligro.

En cuanto al fatal desenlace del matrimonio que llevaba más de 50 años de casado, se produjo en la madruga de ayer en una pequeña vivienda del barrio San Lorenzo donde ambos cónyuges vivían solos aunque durante parte de la jornada recibían la asistencia de una señora que fue la que descubrió el hecho.

Justo ayer los abuelos iban a mudarse a un departamento más cómodo que le habían acondicionado los hijos, por lo que la noticia fue desgarradora para los familiares.

La mujer que los ayudaba llegó a la casa alrededor de las 9, golpeó como de costumbre pero nadie la atendió. Sorprendida miró por la ventana y lo único que vio fue humo, mucho humo, por lo que salió rápidamente a llamar a uno de los hijos que vive en el barrio.

El hijo llegó al lugar y al no poder ingresar rompió la puerta. Descubrió a su padre acostado sin vida y a la madre de rodillas a su lado. Como creyó que su progenitora estaba aún con vida, la sacó en sus brazos de la casa pero una vez afuera supo que ya había fallecido.

De acuerdo a lo que dedujo personal policial junto a los peritos de Bomberos, que todavía no han concluido el informe final, la estufa a leña habría provocado el recalentamiento de unas prendas que habían colgado en una silla cercana para que se secaran. Esto habría desatado un pequeño foco ígneo en la cocina comedor que generó mucho humo que se esparció por toda la casa y que fue lo que ocasionó la asfixia.

«Por lo visto el hombre murió sin poder reaccionar, en cambio la mujer se levantó y el monóxido la mareó, mientras trataba de hacer reaccionar a su esposo por lo que quedó de rodillas a su lado», describió Gustavo Melo, responsable de la comisaría 16 del barrio San Lorenzo.

Los cuerpos fueron derivados por la Fiscalía de Graves Atentados Contra las Personas al Cuerpo Médico Forense donde a las 17 se concluyó con la autopsia.

«Los profesionales determinaron que el deceso se produjo entre las 3 y las 4 de la madrugada por asfixia producto de la inhalación de monóxido de carbono», confió el subcomisario.

Posteriormente los restos fueron entregados a la cooperativa CALF que se encargó de trasladar los cuerpo a la sala de calle Godoy donde están siendo velados.

Por este hecho se abrió una investigación a cargo del Juzgado de Instrucción de turno y durante la jornada de hoy los peritos de Bomberos entregarán las conclusiones de los análisis y exámenes realizados en la vivienda.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Matrimonio neuquino falleció por el monóxido