“¡Me jubilé al fin!”



El 31 de agosto fue mi último día de trabajador activo. El 3 de septiembre, después de 35 años de ser un empleado provincial, soy un jubilado más. ¡Y se siente muy bien! Agradezco profundamente a los últimos dos ministros (y conexos) que desde hace unos años terminaron con mi carrera profesional en la provincia y me “metieron en el freezer” (ellos saben quiénes son). ¡Muchas gracias! Si hubiera seguido con las mismas ganas de laburar que tuve antes ahora me sentiría muy mal y quizás deprimido, pero gracias al aburrimiento y la decepción estuve esperando este día con ansia después de largos años de “tareas sin importancia”. Por el mismo motivo, también agradezco a quienes, desde abajo, me apuñalaron por la espalda (ellos saben quiénes son). Nunca voy a estar arrepentido de haberlos aceptado en la organización a mi cargo y, en muchos casos, haberlos hecho obtener un trabajo acorde con sus profesiones y oficios, en varios casos con capacitación en el exterior. Gracias a ellos también he llegado felizmente a mi jubilación. Con otro perfil en mi agradecimiento, mucho más afable, valoro profundamente la tremenda aplicación, digna de mi respeto y admiración, y enorme amistad de esos seres fascinantes: mis colaboradores y compañeros de trabajo de antes (ellos saben quiénes son). Juntos hemos hecho cosas importantes para Neuquén, las que en su momento han hecho que nuestra provincia fuera líder en los campos de nuestra incumbencia. También doy mis sinceras gracias a mis compañeros de trabajo de ahora y a quienes me han dado un lugar en su organismo en las etapas de “exilio” (ellos saben quiénes son). Transformaron mi “trago amargo” en un pasar dulce de mis últimos años de empleado provincial. Una mención especial para quienes confiaron en mí y marcaron hitos fundamentales en los orígenes de mi carrera laboral: los señores Fabio Dusini, José Lucas Echegaray y Roberto Facht. Y, obviamente, un agradecimiento eterno, fuera de la faz laboral, a mis queridos viejos Nina y Saín, a mi querida esposa María Eugenia y a mis queridos hijos Juan Pablo, María Victoria y Rodrigo. A todos ellos, ¡muchas gracias! ¡Me jubilé! ¡Soy muy feliz! Alejandro del Valle DNI 10.083.941 Junín de los Andes

Alejandro del Valle DNI 10.083.941 Junín de los Andes


Comentarios


“¡Me jubilé al fin!”