Médicos de Angostura desbordados por el trabajo

En un hecho del que no se recuerdan precedentes, médicos del servicio de guardia del hospital de Villa La Angostura hicieron ayer una exposición policial para ponerse a cubierto de lo que pudiera pasar debido a la falta de personal médico y a las condiciones



VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).- La fatiga, como el dolor, mina el cuerpo y el espíritu. Por ello, a modo de recurso desesperado, los médicos del servicio de guardia del hospital local hicieron ayer una exposición policial para ponerse a cubierto de lo que pudiera pasar “debido a la falta de personal médico y las condiciones actuales de guardia”.

Paralelamente escribieron una carta y han pedido asesoramiento para, eventualmente, interponer un recurso de amparo ante la justicia. La presentación en la Comisaría 28, dirigida a las autoridades y a la población en general, está fundada en “la crítica situación que atraviesa el servicio de emergencia”.

“La alta demanda y el incremento poblacional vertiginoso nos ha llevado a niveles de exigencia que superan nuestra capacidad de respuesta en forma eficaz y con la calidad que merece nuestra población”, expusieron los profesionales ante la policía. Y resumieron que “esta situación fue denunciada a las autoridades sanitarias sin respuesta satisfactoria hasta el momento”.

Explicar en pocos centímetros la compleja situación sanitaria de un pueblo que ha crecido a doce mil almas no es fácil.

De lunes a viernes, un único médico atiende aquí las emergencias de salud en el hospital “Oscar Arraiz”; en promedio 60 consultas en 24 horas, es decir una cada 24 minutos. Para los sanitaristas teóricos, no parece un exceso, pero hay que ver que el hospital angosturense es de baja complejidad y especialidades como pediatría o traumatología, que existen, no tienen sus propios equipos de emergencia. Todo recae sobr el generalista: desde una angina que se resuelve en pocos minutos, a un parto, un politraumatismo por accidente o un infarto que pueden demandar hasta hora y media, mientras en la pequeña e incómoda sala de espera se amontonan, vociferantes, nuevos pacientes o quienes vienen a controlarse por un episodio anterior.

No hay clínicas ni servicios privados de urgencias en esta villa turística. Los fines de semana, la dotación hospitalaria consta de dos médicos y esto es lo que la guardia, fundamentalmente, pide como presupuesto mínimo para toda la semana. Eso significaría duplicar el plantel actual de seis, reducido a prácticamente cuatro personas porque dos están de licencia y en pocos días más una tercera doctora, que está embarazada de siete meses, dejará de hacer guardias por su estado.

Ella misma, a cargo de diagramar los turnos mensuales, comenta que deberá hacerlo con sólo tres profesionales, algo a todas luces imposible; de ahí la presentación policial.

La temporada turística estival se avizora de plena ocupación y es sabido que el visitante recurre al hospital público cuando tiene algún problema de salud.

No sin ironía, los médicos angosturenses se preguntan en su mensaje, cuántos ganan 5.900 pesos como dijo el gobernador Sobisch hace poco: – “De ser así -dicen- entonces sí tendríamos una larga cola de candidatos”.

Argumentan que lo cierto es que con los aumentos que dio la provincia de Río Negro, aquéllos que antes venían de Bariloche a hacer guardias por $ 135 ahora prefieren quedarse en su ciudad porque allí les pagan, por el mismo servicio, $ 200.


Comentarios


Médicos de Angostura desbordados por el trabajo