Memoria viva para las víctimas del cerro Ventana

Con una concurrencia más limitada se conmemoró el 12 aniversario del alud que segó la vida de nueve estudiantes universitarios.

ANIVERSARIO

Con flores sobre cada placa recordatoria y el compromiso de multiplicar proyectos y acciones hacia la comunidad, el Centro Regional Bariloche de la Universidad del Comahue rindió homenaje a los nueve estudiantes de la carrera de Educación Física que perdieron la vida en la tragedia del cerro Ventana, el 1 de setiembre de 2002.

El decano del CRUB, Víctor Baez, recordó que “su muerte fue y es el hecho de mayor trascendencia en la vida de la Universidad” y dejó entrever las dificultades que enfrenta la institución para asumir el luctuoso episodio como propio y no como el accidente de una carrera.

En el repaso de las acciones realizadas para “transformar el dolor en esperanza” y “cerrar heridas”, Baez abordó el costado legal de la tragedia, al que calificó como “el más frio y el más árido”, y confió que la Universidad del Comahue fue condenada a “responder economicamente en carácter de responsable solidaria” por las muertes de los estudiantes. Al respecto informó que a principios de año se comenzaron a pagar las indemnizaciones fijadas por la justicia, aunque consultado por “DeBariloche” aseguró desconocer los montos.

También confió que este año le costo más que otros enfrentar el triste aniversario del alud que sepultó a Mario Tapia, Antonio Días, Adrián Mercado, Oscar Vaccari, María Gimena López, Gimena Padín, Roberto Monteros, Martín Lemos y Paolo Machello.

La conmemoración de los 12 años de la tragedia se circunscribió a la comunidad educativa del Centro Regional, algunos padres de las víctimas y docentes y alumnos de la escuela 329, del Pilar 2, que fue base de operaciones durante las tareas de rescate, en los días posteriores al alud y cuenta con el padrinazgo de la universidad.

Como en cada aniversario algunos padres de las víctimas acompañaron la ceremonia recordatoria, compartiendo el propio dolor y la emoción, y otros eligieron no participar del acto que concluyó con la colocación de una sencilla ofrenda y chocolate caliente, previo al ascenso

Nadia, una de los alumnos de la escuela 329 que participaron del acto desarrollado en el aula magna del CRUB, leyó el poema “Mar de fueguitos” de Eduardo Galeano y luego, junto a sus compañeros, entregó una carta personal a cada uno de los padres de las víctimas presentes que no pudieron ocultar su emoción ante el gesto.

Unos pálidos rayos de sol entibiaron el momento de la bendición religiosa, oficiada por el padre Juan Ángel Dieuzeide, que precedió a la ofrenda floral. Desde allí los padres y el decano se dirigieron hacia la base del cerro Ventana para iniciar el ascenso a la montaña que se repite cada año.

Entre las actividades proyectadas para renovar la memoria de las víctimas, el decano junto a docentes de Educación Física impulsan la propuesta de trabajar con las escuelas de enseñanza primaria y media de Bariloche en la identificación de circuitos de revalorización ambiental o cultural cercanos a cada establecimiento. Los senderos seguirían el modelo de la “huella andina” de Parques Nacionales.

DeBariloche


Temas

Bariloche
Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora