Logo Rio Negro

Menem fracasó en su intento de cosechar el apoyo de todo el PJ

Menem fracasó en su intento de cosechar el apoyo de todo el PJ





Muestras de solidaridad e indiferencia cosechó ayer Carlos Menem de parte de su partido, mientras la causa que lo mantiene detenido seguía su curso con nuevos giros, con vientos más favorables al ex presidente.

Menem -a quien sus más allegados calificaron ayer de ser el «primer preso político de la democracia»- reclamó a sus principales «espadas políticas» que encolumnen al PJ detrás de un documento en respaldo a su figura, junto a la idea de forjar una embestida parlamentaria contra varios de los proyectos que propone el oficialismo, al tiempo que desmentía versiones sobre gestiones para pedir un indulto.

Lo cierto es que su cosecha fue magra pues el partido volvió a fracasar ayer en su intento de consensuar un pronunciamiento orgánico sobre su situación, la que fue compensada por pronósticos judiciales más favorables que informaban que la Cámara Federal no estaría dispuesta a apoyar ciegamente a Urso respecto de la aplicación de la figura de asociación ilícita. Si bien fuentes judiciales sostienen que Urso dictaría el procesamiento y la prisión preventiva de Menem a fines de junio, voceros con acceso al expediente aseguraron que no existirían pruebas fehacientes para atribuirle el rol de «jefe» de una supuesta banda que traficó armas .

Cualquier decisión que adopte el juez será apelada por alguna de las partes y así la suerte procesal de Menem será en verdad definida, en principio, por la sala II de la Cámara Federal porteña, que enderezó la causa hacia «las más altas autoridades». Empero, los camaristas Irurzun, Cattani y Luraschi podrían objetar una resolución de Urso si ésta no se sustenta en pruebas sólidas, aseguran los voceros.

Por otra parte, en los próximos días la Cámara deberá decidir si declara o no admisible el recurso extraordinario que presentará la defensa del detenido Yoma para llevar el caso a la Corte Suprema.

Ayer, el fiscal Stornelli- quien negó que mantuviese reuniones con funcionarios del gobierno para analizar la causa de las armas- , pidió a Urso (ver aparte) el procesamiento de Martín Balza; al tiempo que otro de los procesados, el ex ministro de Defensa, Oscar Camilión (ver aparte), opinaba que Urso debería interrogar al ministro Cavallo.

Paralelamente, los operadores del ex presidente vivían un día febril buscando, infructuosamente, consensuar un pronunciamiento orgánico en apoyo del riojano. Interminables negociaciones procuraron sus adláteres, entre senadores y diputados del PJ, en conexión con gobernadores del partido, destinadas a acordar un texto conjunto que expresara solidaridad con el titular del PJ y su oposición a Urso.

La movida menemista tropezó con las resistencias de una amplio sector de los diputados justicialistas y una franja de los gobernadores( ver aparte), que en todo momento se opusieron a suscribir un texto que fuera más allá de una declaración formal.

El epicentro de los esfuerzos fue el despacho del senador Bauzá. Las dos ideas fuerza de ese texto, que nunca se llegó a conocer, remarcaban la inaplicabilidad de la figura legal de asociación ilícita que fue utilizada por Urso para dictar la prisión de Menem; y el reclamo al derecho de la debida defensa, que a su entender no fue cumplida .

Pero el estado deliberativo no fue superado y el texto original empezó a multiplicarse en borradores que delataban las posiciones de la interna del PJ, que no sólo se empantanaron en el Parlamento, también en manos de los gobernadores justicialistas (ver aparte), donde tampoco lograron ponerse de acuerdo.

Los gobernadores de las provincias importantes tomaron distancia de Menem y sólo 7 mandatarios de las chicas (ver aparte) se acercaron a las puertas de la quinta de Don Torcuato a solidarizarse con Menem. En tanto, el gobernador de la Pampa, Rubén Marín, asumía provisoriamente la conducción del Partido.

Pero el estado alterado persistió durante todo el día y amenaza con continuar. Mientras Alfonsín manifestaba no estar «alegre» por la situación de Menem y diputados radicales alertaban sobre el «error político de paralizar la actividad legislativa», senadores del PJ decidieron no recibir a Cavallo, por considerar inconveniente su visita por «obvias razones».

No va a Campo de Mayo

El juez federal Jorge Urso negó enfáticamente haber ordenado el traslado del ex presidente Carlos Menem, y pidió a los periodistas acreditados en Tribunales que desmientan la versión «categóricamente». Molesto e indignado, el juez Urso rechazó las versiones de un posible traslado de Menem de la quinta de Don Torcuato, donde cumple detención domiciliaria.

La defensa del ex presidente Carlos Menem consideró, por su parte, un «absurdo» la posibilidad de que que su defendido sea trasladado a Campo de Mayo, al desmentir versiones sobre el cambio de lugar de detención. El abogado Oscar Roger mostró su enojo a los periodistas y afirmó que «no soy estúpido» y agregó que «hay cosas que el juez puede hacer y otras que no».

En diálogo con los periodistas, Roger sostuvo que Campo de Mayo «no es un domicilio para alguien que tiene más de 70 años y que obtuvo el beneficio del arresto domiciliario», que Menem cumple desde hace seis días en la quinta de Gostanián.

Roger y Cavagna Martínez se reunieron ayer con Urso, a quien le entregaron un pedido relacionado con la detención, horarios de visita, entre otros puntos, que apunta a «resguardar las condiciones de seguridad y tranquilidad» de Menem.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Menem fracasó en su intento de cosechar el apoyo de todo el PJ