Menos goles pero el mismo buen fútbol

Argentina venció a Túnez 2 a 0 y pasó a cuartos de final.

Lo más visto



Hubo un solo equipo en la cancha: Argentina. Si bien no tuvo la misma contundencia que en el debut, ayer despachó a Túnez sin despeinarse y sin sobresaltos para dar un paso más hacia la tan ansiada medalla de oro. Fue sólo 2 a 0, pero el equipo dejó la sensación de que pudo haber sido otra goleada. Esta vez enfrente tuvo un equipo más duro y ordenado desde lo defensivo, con mucha gente en el medio, pero que estuvo los 90 minutos defendiéndose e intentando salir de contragolpe, cosa que no pudo lograr nunca por la asfixiante marca que propuso el equipo de Bielsa. Los rivales de Argentina saben que juegan contra un equipo superior, con hambre de títulos y por eso parecen entrar a la cancha resignados a una inevitable derrota. Es que esa es la sensación que deja el equipo argentino cada vez que juega. Ya no hay tanto vértigo en el juego, pero la presión que ejerce sobre sus adversarios fastidia hasta el hartazgo y termina rompiendo cualquier cerrojo defensivo. Durante gran parte del partido Túnez tuvo a sus once jugadores en su propio campo, obligando a los ‘albicelestes’ a abusar del pelotazo. Con la sociedad D’Alessandro-Tevez un poco apagada y “Lucho” González todavía sin explotar en los Juegos, los que se pusieron el equipo al hombro fueron el “Kily” González y el “Chelito” Delgado, por la izquierda. Argentina tenía la pelota, la escondía, la hacía circular, pero sin ser punzante, un poco por la su propia impericia y otro por la gran cantidad de jugadores que debía superar para hilvanar alguna jugada de peligro. Tal es así que la primera de riesgo llegó a los 24 cuando Delgado aguantó la pelota sobre la raya, el “Kily” pasó como un tren y su remate dio en la parte de afuera de la red. De a poco, Argentina empezaba a llegar. Diez minutos después “Lucho” González descargó para D’Alessandro, le pegó cruzado y un defensor alcanzó a taparlo cuando el remate tenía destino de gol. Otra vez el “Kily” apareció por la izquierda, centro perfecto al medio del área y apareció Tevez, que ya dejó atrás al “Carlitos”, para meter un frentazo fulminante y romper la resistencia rival. Al “10” se lo nota cada vez más maduro aunque ayer le costó más entrar en la generación de juego. Después del gol siguió viéndose el mismo partido. Argentina presionando en todos lados, atacando con mucha gente, Germán Lux como espectador y Túnez defendiéndose como podía. En el segundo tiempo Bielsa sacó a D’Alessandro y puso al “Pibito” Saviola para tratar de definir el partido. Promediando la etapa Mariano González entro caminando sobre la pelota a lo Zidane, lo dejó solo a Saviola y el todavía delantero del Barcelona no perdonó en la primera que tuvo. El resto del partido fue todo control y esperar el pitazo final para depositar a la selección en los cuartos de final cuando aún resta el partido con Australia. Argentina volvió demostrar que es un equipo sólido en todo sentido y aquel que quiera robarle el oro en los Juegos Olímpicos tendrá que hacer muchos méritos. (AC)

En busca de la perfección

“El equipo está haciendo un trabajo perfecto”. La síntesis de lo hecho ayer por el equipo corresponde a su propio técnico, Marcelo Bielsa. La frase parece exagerada, pero es realista. “Los goles en el fútbol, generalmente, los anotan los delanteros, y nuestros delanteros, como lo demuestran los números, están haciendo un trabajo perfecto”, comentó Bielsa. “Javier Saviola tiene un pequeño problema y por eso es suplente, pero todos ellos (por los delanteros) son muy buenos jugadores. Tevez es importante, y Rosales y Delgado están mostrando el mismo nivel de la Copa América”, expresó entusiasmado el DT argentino. (Télam)

Nota asociada: Juegos Olímpicos: Increíble Georgina  

Nota asociada: Juegos Olímpicos: Increíble Georgina  


Comentarios


Menos goles pero el mismo buen fútbol