Mercado y Lula le marcan la cancha al nuevo ministro Mantega

El nuevo encargado de Hacienda es un reconocido "desarrollista".

El nuevo ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, preconizaba inflexiones en la política «ortodoxa» de su predecesor Antonio Palocci, pero fue rápidamente encarrilado por el mercado, por el Banco Central y por el propio presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Mantega, ex ministro de Planificación y, hasta el lunes pasado, presidente del banco de fomento BNDES, sustituyó el martes a Antonio Palocci, obligado a dimitir por denuncias de corrupción.

Tanto Mantega como Palocci pertenecen al Partido de los Trabajadores (PT izquierda) de Lula, pero no son percibidos del mismo modo por los operadores financieros.

El mercado había asimilado ya la idea de la partida de Palocci, sumamente desgastado, pero apostaba a su sustitución por el viceministro Murilo Portugal, de la misma línea monetarista.

El nombramiento de Mantega, considerado un «neodesarrollista» (a favor de apoyos del estado en sectores clave) causó sorpresa, y más aún cuando en sus primeras declaraciones dio a entender que podría acelerar el ritmo de recortes de la tasa básica de interés aplicada por el Banco Central para controlar la inflación.

La tasa básica Selic cayó de 19,75% al año en septiembre pasado a 16,50% al año en la actualidad, pero sigue siendo la más alta del mundo en términos reales (superior al 11%).

Brasil no sólo debe tener responsabilidad fiscal, sino también «responsabilidad social, con las inversiones necesarias para que el país siga creciendo», dijo Mantega el lunes.

«Mi orientación es que Brasil hoy ya consiguió controlar la inflación y esto no permite una reducción sistemática de la tasa de interés», añadió. Y horas antes de asumir, el martes, abogó por tasas «civilizadas».

El mercado le hizo saber rápidamente lo que pensaba: el real abrió ese día con una desvalorización de 2,77% y la Bolsa de Valores de Sao Paulo operó a la baja durante el día.

Lula salió a calmar el juego: en el acto de toma de posesión, recordó que en economía «no hay fórmulas mágicas». Y el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, anunció que Lula le garantizó que no debería responder a Hacienda, sino al propio jefe de estado, en virtud de un decreto que databa de 2004 pero que nunca había sido aplicado.

Esa decisión fue criticada por Delfim Neto, gestor del «milagro» económico brasileño durante el régimen militar (1964-85), quien juzgó exagerados los temores de Lula y afirmó que «el Banco Central quedó libre de hacer todas las tonterías que quiera».

Las inquietudes refluyeron cuando Mantega nombró viceministro a Bernard Appy, un hombre de confianza de los mercados. Y en el primer test en vivo, el Consejo Monetario Nacional (integrado por Mantega, Meirelles y el ministro de Planificación, Paulo Bernardo), recortó el viernes 0,85 puntos porcentuales –de 9% a 8,15% al año– la tasa de interés a largo plazo (TJLP), usada por el BNDES para inversiones productivas. Antes de asumir, Mantega estimaba que había espacio para que la TJLP cayera a 7% al año. Los analistas decían que un recorte por encima de 0,75 puntos sería una marca de Mantega; si eso es así, su despegue de la ortodoxia fue de apenas 0,10 puntos porcentuales.

Según el historiador y periodista Elio Gaspari, Mantega fue víctima de una operación de «terrorismo de mercado». Cabe entonces preguntarse por qué Lula lo nombró. «Lula quiso enviar una señal sobre lo que podría ser la economía en un segundo mandato», en caso de ser reelecto en octubre próximo, dijo una fuente gubernamental que pidió el anonimato. (AFP)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora