Messenger viaja rumbo a Mercurio

La misión espacial recorrerá 7.900 millones de kilómetros hasta llegar a su destino.

WASHINGTON (AFP).- La cápsula espacial Messenger, que tiene por misión estudiar el planeta Mercurio, el más cercano al Sol, fue lanzada ayer desde Cabo Cañaveral, Florida, para una misión de seis años.

Un cohete Delta II despegó a las 6h16s del GMT (las 3 de la Argentina) con la sonda espacial para una odisea de 7.900 millones de kilómetros, anunció la NASA. En cuestión de segundos, el cohete pasó de ser un gigante que despedía fuego a una pequeña lucecita en el cielo. Minutos después del lanzamiento, el Delta liberó la cápsula -del tamaño de una heladera- en la primer etapa de su odisea por el sistema solar.

El lanzamiento inicial, previsto para el lunes, fue aplazado debido a las grandes nubes provocadas por una tormenta tropical en el Atlántico, cerca del lugar del lanzamiento.

La cápsula espacial ofrecerá las primeras imágenes del conjunto del planeta. También recabará informaciones detalladas sobre la historia geológica de Mercurio, la naturaleza de su atmósfera y su magnetósfera.

La cápsula, que pesa 1,2 toneladas, medirá también el tamaño del planeta y tratará de determinar las propiedades de su núcleo y de su campo magnético.

Treinta años después del lanzamiento de «Mariner 10», esta nueva misión de la NASA debería permitir entender por qué el planeta más cercano al Sol, con temperaturas diurnas cercanas a los 450º C , puede tener lo que parece ser hielo en sus polos. Por la noche, la temperatura en Mercurio -llamativo por su densidad- cae a -212º C.

A principios de 1990 científicos identificaron por medio de un radar lo que parece ser hielo dentro de los enormes cráteres polares. Además, los científicos de la NASA tienen otro interrogante: saber por qué Mercurio tiene un núcleo de hierro tan desproporcionadamente grande, ya que corresponde a 60% de su masa total.

«Las respuestas a estas preguntas nos dirán no sólo más cosas sobre Mercurio, sino sobre el proceso que sufrieron todos los planetas rocosos», dijo Sean Solomon, uno de los científicos del proyecto Messenger.

Así, este nuevo proyecto intentará agregar información al de hace 30 años. «Mariner 10» había sobrevolado Mercurio en tres ocasiones (entre 1974 y 1975), pero sólo pud fotografiar la mitad del planeta y dejó muchas preguntas sin respuesta.

Por aquel entonces, la misión no permitió saber cómo se formó su superficie. Como su antecesor, «Messenger» también debe sobrevolar en 2008 y 2009 tres veces Mercurio, a 91 millones de km de la Tierra, antes de colocarse en su órbita en marzo de 2011. La cápsula transporta siete instrumentos científicos: un sistema de cámaras a color, un altímetro, espectrómetros para medir los elementos en la superficie del planeta, un magnetómetro para el campo magnético y otros dos espectrómetros para medir la atmósfera y la magnetósfera.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora