México ante un comicio histórico

A cinco días de las elecciones, los candidatos lanzan sus últimos dardos. El del PRI, el economista Francisco Labastida, lamenta que la Constitución permita que un hijo de inmigrantes se presente como candidato y el del PAN, Vicente Fox, ex ejecutivo de Coca Cola, culpa a Cárdenas de una eventual derrota en los comicios.



El conservador Vicente Fox, señalado como el opositor con mejor opción de triunfo en la elección presidencial del domingo en México, dijo hoy que si pierde será culpa del postulante izquierdista, Cuauhtémoc Cárdenas.

“Si no gana la democracia, si no gana el cambio, será por esa causa”, para mí es un tema cerrado. El (Cárdenas) va a seguir en su punto y yo lo que espero es el voto de los perredistas inteligentes y democráticos que quieren un cambio”, agregó, refiriéndose a los militantes del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD) que Cárdenas, tres veces candidato izquierdista a la presidencia, fundó en 1989.

“¡Que la historia juzgue a Cuauhtémoc!”, agregó Fox durante una entrevista realizada en una lujosa suite de un céntrico hotel que su derechista Partido Acción Acción Nacional (PAN) utiliza como uno de los soportes legísticos de su campaña.

Fox, postulado por la Alianza por el Cambio, que también integra el Partido Verde Ecologista de México, es el principal rival de Francisco Labastida, candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el poder desde 1929.

Cárdenas, de 66 años, rechazó las reiteradas propuestas de Fox de hacer una alianza aduciendo que es un “delincuente electoral”, un “embustero” y un “apátrida”, por supuestamente haber recibido fondos del exterior para su campaña, como lo acusó la semana pasada el PRI.”Radicalmente, lo niego”, dijo Fox a propósito de las acusaciones.

Fox manifestó su deseo de capitalizar el 63 % de los mexicanos que cree se oponen al PRI. Pero agregó que su candidatura se impuso como meta llegar a un 51 % de los votos.

Cerca de 59 millones de mexicanos están habilitados para votar a presidente y para el Congreso Federal.

El candidato aclaró que “si hay irregularidades y fraude, ciertamente vamos a impugnar (…) el PRI ha sido un partido que siempre ha engañado (…) pero si no hay fraude, aceptaremos cualquier resultado”, agregó.

Fox, divorciado y padre de cuatro hijos, todos adoptivos, dijo tener elementos para afirmar que la campaña que concluirá el miércoles fue “muy inequitativa”, aunque admitió que no es posible comprobarlo jurídicamente.

Por su parte, el candidato oficialista, Francisco Labastida calificó ayer de “error histórico” la reforma constitucional que permitió en México la postulación de hijos de extranjeros a la Presidencia, la misma que permitió a su rival, Vicente Fox, postularse.

Empresarios, religiosos y representantes de medios de comunicación urgieron ayer a los candidatos a respetar los resultados a a no proclamar su triunfo por anticipado. (Reuters, DPA)


Comentarios


México ante un comicio histórico