“Mi apellido es muy paquete pero muy pobre”

Le gustaría descansar, pero tiene que trabajar para ganarse la vida. China Zorrilla llega hoy a Neuquén para actuar, a las 22, en la Conrado Villegas y mañana, en Plaza Huincul.



NEUQUEN (AN).-Esta es la historia de una entrevista que comenzó torcida y terminó enderezada. Primero porque cuando creíamos que China, la hermosa China Zorrilla nos atendería por teléfono, la uruguaya se tomó un remise y se fue a grabar con Juan Carlos Cambas, un compositor joven que acaba de lanzar su compacto “Almas en el viento” con el auspicio de la Secretaría de Cultura de la Nación y el aporte de Jaime Torres, Mercedes Sosa, Luis Landriscina y varios más.

En una segunda placa, que se encuentra en estos momentos en grabación, China colabora con un poema. Y para esta labor había acudido la actriz, por lo que debimos esperar a la hora del almuerzo, cuando se inició una simpática charla. Pero el reportaje siguió enredado, aunque divertido, ya que casi todas las preguntas que nos parecían una cosa, eran para China absolutamente lo contrario. Así fueron los sucesos con final feliz.

-China, querida ¿cómo es que se sube a un micro y viaja toda una noche para estas giras tan extenuantes por las provincias? ¿Es que no se cansa nunca mujer?

-¡Pero por favor, no sabés como la gozo! Tomo dos asientos y ahora que descubrí ese gran invento de los cama-bus, lo disfruto. Corto con todo, no hay celular, no hay periodistas pegados al teléfono, nadie me llama ni me entero de nada y llego regia.

-¿Es cierto aquello que se siente realizada y que le daría vergüenza pedirle más a la vida? ¿Usted que parece tan inquieta?

-¿Inquieta yo? ¡Cómo será que no me conocés! Lo que deseo es quedarme en mi casa, descansar, pero no puedo, tengo que trabajar, tengo que ganar para vivir.

-¿Me lo dice en serio? La leyenda cuenta que los Zorrilla son acaudalados. Los ricos de Montevideo.

-¡Qué va! Mi apellido es muy paquete pero muy pobre.

-En su monólogo “Había una vez” ¿anda improvisando, sin libreto?

-No es un libreto. Soy yo contándole al público, sobre gente pintoresca que he conocido. Esta idea empezó a corporizarse hace un par de años con un ciclo “Voces chinas” en un programa por cable, después me pidieron contar las aventuras desde un escenario: vivencias en Nueva York, Londres, París, la coronación de la reina Isabel en Inglaterra y hasta cuando se realizó el primer festival de Cannes.

-Hace muy poco lo puso en escena en Tel Aviv.

-Fui a Tel Aviv en Jerusalén, pase por París y lo llevé a escena una semana en Londres. Tel Aviv, el teatro agotado. Antes de empezar pensé que lo mío era muy argentino. Me dijeron no cambies nada. Fue como estar en casa, maravilloso.

-Parece muy solicitada por los festivales del mundo.

-Hace dos meses fui al festival de Barcelona y en noviembre me invitaron a Madrid para el “Festival de otoño”. Me escriben de algunas embajadas en Europa, para actuar para los argentinos en el extranjero. Es todo tan inesperado.

-¿Cuándo saldrá una biografía suya?

-Tengo una deuda, por un libro sobre mis memorias con editorial Sudamericana. Quiero que lo escriba una periodista, sobrina mía, Teresa Herrera Zorrilla.

-¿Y por qué no usted misma?

-Estoy desbordada de trabajo: abriendo cartas, teléfonos, giras, grabé el último capítulo de “Enamorarse”. Me queda Madrid y Nueva York donde tengo que ir a dirigir la obra “Salven al cómico” con actores de habla hispana: la misma que en Argentina interpretaron Federico Luppi, y Claudia Lapaco.

-¿No parará más?

-Mirá, hace 40 años, en Nueva York fui maestra de francés. Nunca fui tan feliz. Era el Paraíso, nadie me conocía. Estoy cansada, debo vivir de mi trabajo, jamás puse plata en el banco. Por lo pronto, me tomaré un descanso con mi hijo postizo que tengo en Miami. ¿Después? Se verá.

Beatriz Sciutto

Dice que está cansada, pero que tiene demasiadas ocupaciones como parar.


Comentarios


"Mi apellido es muy paquete pero muy pobre"