“Mi compañero incansable”



Emmanuel (víctima de la tragedia aérea). Sistemáticamente repetías: “No hay nada que decir, si eso que pensamos decir no tiene razón de ser”. Pero hoy es tanto el vacío que dejó tu viaje, que tu retórica inabarcable retumba sórdidamente por toda la casa y el lugar en donde crecimos, que no puedo evitar decirte una vez más –aunque al viento– que fuiste mi compañero incansable, invariable enemigo del riesgo, pensante temeroso ante el peligro y el verdugo de mis ardides. El desagüe sabe de vos; la totora y el fango, la arena de los medanos curtieron tus manos y el suelo de la plaza sintió tu habilidad gambeteando. Mis oídos conocieron la calma de tu boca, mi corazón el camino recto de rectitud que trazaste, tus hermanas el amor inconmensurable que les profesabas silenciosamente y lo determinante de tus dichos, y tus padres, la luz que tú brillabas, la necesidad que demandabas, el amor que confluía de tu aura y la maravillosa sensación de saber que van a estar aguardando tu despertar. A mi invariable hermano Emmanuel. P/papá, mamá, Vero, Abi y Juanjo Juan José Olivera DNI 28.399.816 Neuquén

P/papá, mamá, Vero, Abi y Juanjo Juan José Olivera DNI 28.399.816 Neuquén


Comentarios


“Mi compañero incansable”