"Mi hija habló"

Me toca lamentablemente vivir una situación por demás desagradable, que por trascendencia veo necesario ponerla en conocimiento de la sociedad.

Tengo una hija de 3 años que para sostenerla la llevaba diariamente -antes de mi trabajo- a la UAF "Los grillitos" del barrio Parque Industrial. Hace unos días empecé a observar cambios en su conducta y eso me intranquilizó; cuando traté de encontrar una explicación, mi hija sola me contó detalladamente lo que le estaba ocurriendo en la guardería.

Me dijo que un señor que dice ser su amigo la manoseaba y me mostró cómo lo hacía, así a su manera me enteré lo que este desgraciado le hacía, lo que me provocó un estado de desesperación.

Le pedí a mi hija que me muestre y me lleve con su amigo, apenas llegamos al lugar me lo señaló y vi que efectivamente es un adulto, que se llama como ella me lo nombró y que trabaja en el sector de mantenimiento. Intenté hablar con él pero se negó, poniéndose nervioso sin saber de lo que le iba a hablar... la directora no se encontraba en actividad, terminé hablando con una suplente, la cual descalificó mis acusaciones.

Indignada, sin contención de la UAF, me dirigí a examinar a mi hija por 2 profesionales donde me confirmaron que existen signos evidentes de haber sido abusada.

Concurrí a la fiscalía donde radiqué la denuncia y está sustanciando la investigación.

Es necesario que las autoridades pertinentes adopten medidas inmediatas, apartando del lugar al depravado, también al grupo de cuidadoras por irresponsables y directivo afectado al lugar (sin traslado a otra dependencia), por cuanto sus actitudes negligentes permitieron que este personaje trate con mi hija llevando adelante acciones propias de una mente enferma.

Pido a los responsables a cargo que este caso no quede impune.

Que la justicia sea más severa en estos hechos.

Que la sociedad no se quede en silencio.

Cuidemos a nuestros hijos.

Neuquén

 

N de la R: Se omitió la identidad de la mujer firmante para preservar a la pequeña víctima.


Comentarios


«Mi hija habló»