Microemprendedores ofrecen productos y servicios

Beneficiarios de microcréditos abastecen la demanda que no llega a los súper. Comercializan en sectores populares alejados del centro de Neuquén capital.



#

Los microemprendedores lanzaron una guía comercial para consolidar su inserción en la economía informal.

NEUQUEN (AN).- Gran parte de la demanda de los consumidores de los barrios que no llega a las grandes superficies -súper e hipermercados- es abastecida por microemprendedores que producen alimentos o que simplemente revenden productos, fundamentalmente indumentaria. Es una franja de la economía informal que permite a los habitantes periféricos contar con bienes y servicios que usualmente no llegan a los sectores alejados del centro.

Más de un centenar de microemprendedores, con el soporte institucional de la Fundación Otras Voces, lanzó una guía comercial para consolidar su inserción en esa parte de la economía. Prácticamente ya constituyen una red que se extiende en esta capital -barrios Belgrano, Villa Ceferino, Valentina Sur, San Lorenzo, Progreso y Parque Industrial- y en Centenario, Plottier -barrio Unión- y San Patricio del Chañar.

Son beneficiarios de microcréditos integrados al Banco Popular de la Buena Fe, una herramienta financiera creada por el bengalí Muhamad Yunus, premio Nobel de la Paz 2006, que crían pollos, fabrican pan, pizza, velas; elaboran artesanías, ofrecen servicios -carpintería, mecánica, técnica, peluquería- y revenden indumentaria entre otras actividades.

La guía, que acaba de aparecer con una tirada de 500 ejemplares, comenzará a distribuirse la semana próxima, en una etapa inicial entre los emprendedores.

Su fin es garantizar la sustentabilidad del mecanismo del Banco Popular de la Buena Fe, conocido también como "banco de los pobres", que en la provincia coordinan la Fundación Otras Voces y diez organizaciones locales -parroquias, bibliotecas populares, escuelas o asociaciones civiles-.

La guía se entrega a cambio del compromiso del eventual consumidor a destinar 30 pesos mensuales de su presupuesto para adquirir algún producto o contratar servicios a los microemprendedores.

La sustentabilidad "es uno de los ejes de nuestra acción", dijo Francisco Mantilaro, secretario de la fundación. Los otros dos son "la guía y la capacitación, que encararemos de manera sistemática durante 2007".

Las necesidades surgieron de los encuentros de microemprendedores realizados ya este año: demandas en estrategias de comercialización y presentación de producto; búsqueda de alternativas; expansión de los negocios. El crédito inicial se obtiene a partir de un denominado "fondo semilla" que suministra el programa nacional -depende del ministerio de Desarrollo Social que conduce Alicia Kirchner- y las entregas tienen un tope de 500 pesos por beneficiario, que se reintegra en 24 cuotas.

En la actualidad "ya se están dando nuevos créditos de 700 pesos por beneficiario; más del 75 por ciento está en esta operatoria para fortalecer el microemprendimiento", afirmó.

Además de los grupos en marcha, hay diez en espera en Neuquén, dos en Plottier y San Patricio del Chañar y tres en Parque Industrial.

Paulatinamente, dijo Teresa Casalá, presidenta de la fundación, se percibe "un proceso de integración hacia una economía formal, en la medida que se percibe una recuperación el tejido social" debido al impacto que produce en pequeñas comunidades la circulación de dinero. El próximo paso es la inscripción de los beneficiarios en el monotributo social.

La convocatoria se realiza a grupos de personas que habiten un radio de diez manzanas en el barrio donde está asentada la organización responsable.

Todos deben ser vecinos, pero no parientes, con el fin de establecer lazos de solidaridad y garantía de devolución. Luego de explicarse la metodología y los requisitos, se diseña el proyecto. La mayoría de los inscriptos son mujeres pertenecientes a los programas Jefes y jefas de hogar desocupados.

 

GERARDO BURTON

gburton@rionegro.com.ar


Comentarios


Microemprendedores ofrecen productos y servicios