Miedo y alarma en el centro cipoleño por un tiroteo

Un delincuente y policías se enfrentaron en pleno mediodía. El sujeto fue detenido. Luego supieron que era un evadido.

#

Los bares estaban llenos al comenzar los disparos. Los uniformados secuestraron luego un arma calibre 32.

CIPOLLETTI (AC).- Gente tratando de guarecerse de los proyectiles, escenas de miedo, policías corriendo y la sirena de la ambulancia. Durante media hora esa fue la postal que dominó el centro cipoleño ayer al mediodía.

Un tiroteo entre la policía y un hombre que poco antes había asaltado un comercio puso en riesgo la vida de decenas de personas que a esa hora transitaban por la zona de la plaza San Martín.

Los hechos, que comenzaron poco antes de las 13, convulsionaron en pocos segundos la tranquilidad de los clientes del café ubicado sobre Roca, entre Miguel Muñoz y España. Allí, un proyectil alcanzó al presunto delincuente que al perder el equilibrio fue reducido por los policías y trasladado al hospital local, donde fue sometido a una intervención quirúrgica.

De acuerdo a las fuentes consultadas, Juan Godoy era un evadido de la alcaidía de Roca donde cumplía condena por varios hechos delictivos, entre ellos, robos con armas. Además tenía tres pedidos de captura librados por cámaras penales de Roca y Cipolletti.

Ayer quedó internado en terapia intermedia debido al disparo que recibió por la espalda, a la altura de la cintura, con salida por la zona abdominal. "No es una herida de gravedad", aseguraron.

El asalto, que desencadenó el tiroteo, se produjo en la financiera Credil ubicada a media cuadra de la comisaría Cuarta, sobre Miguel Muñoz. Según los testimonios de las dos empleadas que estaban en el comercio, el hombre ingresó a cara descubierta con un gorro y anteojos oscuros.

Luego de amedrentarlas con un arma de fuego sustrajo de la caja algo más de 2.000 pesos, salió tranquilamente y comenzó a caminar por Roca hacia España.

Alertados, los efectivos policiales que en ese momento estaban realizando el cambio de guardia salieron a la calle y vieron que una persona se desplazaba en actitud sospechosa apurando el paso.

"Cuando los policías le dieron la voz de alto, el hombre se dio vuelta y comenzó a disparar. Los efectivos repelieron la agresión, causándole la herida que lo hizo trastabillar y caer al piso. En ese momento uno de los agentes se abalanzó sobre él y logró reducirlo", explicó el comisario Julio Caliva.

En el lugar se secuestró un arma calibre 32, dinero en efectivo y el gorro y los anteojos que habría usado el sujeto al momento de asaltar el comercio. También cápsulas de los proyectiles que fueron disparados tanto por la policía como por el supuesto asaltante.

Mientras todo ocurría, los transeúntes y clientes del café buscaron adentro del local la seguridad que no tenían en las mesas del exterior.

Algunos estaban muy nerviosos y fueron asistidos por personal médico, así como una de las empleadas de la financiera que se descompensó producto de la situación límite que le tocó atravesar.


Comentarios


Miedo y alarma en el centro cipoleño por un tiroteo