Miles de “indignados” se rebelan en Grecia

El gobierno dijo que no suspenderá plan de austeridad.




ATENAS (DPA y AFP).- Miles de personas salieron a las calles de Grecia, por quinto día consecutivo, para protestar contra el severo plan de ajuste implementado por el gobierno socialista a partir de las exigencias de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. En Atenas las protestas congregaron a más de 40.000 personas en la plaza Syntagma, frente al Parlamento. La convocatoria fue hecha principalmente por el movimiento “ciudadanos indignados”, que se organiza por redes en Internet. La gente gritaba “ladrones, ladrones” en dirección al Parlamento. “Si nosotros tenemos que vivir con 500 euros mensuales, que los políticos, sin excepción, también lo hagan”, clamaba una manifestante. Otros sostenían que no podían ser siempre los empleados y los jubilados los que pagaran el precio de las crisis financieras. Según informaron los medios, las protestas convocaron a personas de todas las edades. También se registraron manifestaciones en Tesalónica. Los movimientos fueron pacíficos. Muchos manifestantes tenían previsto permanecer toda la noche en las plazas. Al mismo tiempo, el primer ministro George Papandreou aseguraba que dará continuidad a reformas fiscales y advirtió que hay “sirenas” que piden que Grecia suspenda los pagos de su deuda. En días que sufre una caída de su popularidad, Papandreou dijo que “el dinero de los contribuyentes extranjeros” es el que ha permitido al gobierno continuar pagando los sueldos del sector público y las pensiones. Las reformas son dolorosas, pero han comenzado a fructificar y la economía reanudará su crecimiento en 2012, apuntó. Según dos sondeos de opinión difundidos ayer, los socialistas en el poder y la oposición conservadora están empatados en las preferencias electorales. Una de las encuestas pone en ventaja por primera vez a los conservadores desde que fueron derrotados en los comicios efectuadas hace 20 meses. “La violencia más grande es la pobreza”, podía leerse en una pancarta. “Estoy aquí para decir que estoy harta, no es normal que paguemos por los errores de los políticos”, afirmó a la AFP Vivi Villa, una profesora de letras de 34 años. “Es poco probable que estas manifestaciones influyan para cambiar algo en la actual política, pero al menos habremos dicho que no estamos de acuerdo”, añadió.

Tras cinco días consecutivos, los cacerolazos de los griegos van en aumento. Resisten un feroz ajuste impuesto por el FMI y la UE.


Comentarios


Miles de “indignados” se rebelan en Grecia