Milosevic pide que declare Clinton

El ex gobernante serbio implica a líderes de Occidente en la causa.

La Haya (Télam-SNI).- El ex presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, dijo ayer ante el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia que llamará a testificar al ex presidente norteamericano Bill Clinton y al mandatario francés Jacques Chirac, entre otros responsables políticos de Europa y Estados Unidos.

En su segundo día de alegatos, al frente de su propia defensa, Milosevic aseguró que también pedirá que testifiquen la ex secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Allbright; el ex canciller alemán, Helmut Kohl; el ex ministro italiano de Relaciones Exteriores, Lamberto Dini; el ex ministro alemán de Relaciones Exteriores, Klaus Kinkel; el ex senador estadounidense Bob Dole; el entonces presidente de la OSCE, el noruego Vollebaek Knut; el ministro de Defensa, Rudolf Scharping; y el secretario general de la ONU, Kofi Annan.

"Ya hablé con ellos, salvo con (el canciller alemán) Gerhard Schroeder y (el primer ministro británico Tony) Blair, con los que no he conversado", informó el ex mandatario, que nuevamente lucía su corbata con los colores de la bandera de Serbia (roja, azul y blanca).

Milosevic está acusado de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en los conflictos de Croacia (1991-95), Bosnia (1992-95) y Kosovo (1998-99), además de genocidio en Bosnia. Sin embargo, no cuenta con abogados defensores porque desconoce la legitimidad del TPIY.

El ex presidente dijo que los crímenes en Yugoslavia no fueron cometidos por los serbios.

Además, acusó a los países occidentales de colaborar con los "terroristas del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK)" para desestabilizar la región.

"Alemania instigó la desintegración de Yugoslavia y Estados Unidos encendió la llama", dijo Milosevic, quien argumentó que el ex canciller, Klaus Kinkel, se encargó de "buscar criminales por toda Europa para meterlos en Kosovo".

"Fomentaron las actividades terroristas, llevaron instructores para entrenar al ELK, les financiaron y los organizaron como un grupo terrorista para cambiar el mapa de la región", indicó. "Luego Estados Unidos tomó el liderazgo de la operación después de haber estado envueltos en la expulsión de los serbios de Croacia", sostuvo Milosevic. También involucró al ex senador republicano Robert Dole porque "colaboraba con el ELK a pesar de que Estados Unidos siempre dice que lucha contra los terroristas".

Como prueba de los vínculos entre los países occidentales y el ELK, Milosevic esgrimió una fotografía en la que aparecían su líder, Hasim Taci, con Wesley Clark, el comandante supremo de la OTAN en Europa; el representante de la Unión Europea en Kosovo, Bernad Kouchner, y el general de la OTAN Michael Jackson.

En sus acusaciones contra la OTAN y Estados Unidos -por cometer genocidio y un crimen de guerra en Kosovo, los mismos cargos que a él se le imputan-, Milosevic mostró un centenar de fotos de cadáveres mutilados, mujeres y niños con sus cuerpos completamente reventados y presos semienterrados entre las ruinas de una cárcel.

"Estos crímenes violan la convención de Ginebra sobre el uso y derecho de la guerra. Son crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, un genocidio", según el ex mandatario, que por segundo día presentó los argumentos de su defensa.

La guerra de Kosovo (1998-99) fue la más polémica y politizada de las que desmembraron Yugoslavia en los "90 y según expertos en Derecho Internacional, la decisión del ministerio fiscal de no investigar los bombardeos de la OTAN en Serbia en 1999 puede llevar a acusar al TPI de parcialidad.


Comentarios


Milosevic pide que declare Clinton