Minujin, ordeñando vacas en Viena

La famosa artista Marta Minujin estuvo en San Martín de los Andes previo a su viaje a París, donde realizará su próxima exposición. Con “Río Negro” habló de sus nuevas obras y de su paseo a caballo en un museo en Austria.

SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Marta Minujin viajó desde el aeropuerto Chapelco de San Martín y Junín de los Andes para preparar una exposición que realizará en París, con la proyección de la película rodada con motivo de la muestra de su “Partenón de Libros” en Buenos Aires.

La artista plástica que impulsó el “happening” y el arte efímero desde la década del 60,- con la recordada experiencia de “La Menesunda” en el Instituto Torcuato Di Tella-, y que generó una ruptura conceptual en las artes visuales de nuestro país, tiene raíces en San Martín de los Andes, y suele pasar largas temporadas en la hostería Villarino, junto al lago Falkner, a 45 kilómetros de esta localidad, a la vera de la ruta de los Siete Lagos.

“El 27 viajo a Francia para exponer en el Centro Pompideau varias películas en el marco de una muestra de arte pop latinoamericano”, indicó Minujin.

La creadora, en diálogo con este diario afirmó que “el happening no vuelve, simplemente porque nunca se fue. Está vigente y cada vez más vigente. Claro que el mercantilismo que ha invadido al arte trató de hacernos creer que el happening se había ido. Pero vive, y en todo el mundo”, dijo.

“Un ejemplo es lo que me acaba de ocurrir en Viena, Austria, antes de llegar a San Martín de los Andes. Ahí entré a caballo a un museo, y en el interior ordeñé una vaca: hice un happening”.

“En esta sala austríaca hice una muestra con 200 colchones que trajo la gente, y además mini-esculturas que había que observarlas con lupa”, agregó.

Minujin sostuvo que en todo el mundo “hay muy buenos pintores y muy buenos escultores pero pocos artistas. El mercantilismo en el arte es brutal y los creadores se dedicaron a las ganancias como en Wall Street. Si un artista gana plata no es para comprarse una casa en un country, sino para hacer otra y otra obra cada vez mejor”.

Uno de sus trabajos se está exponiendo actualmente en el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires en el marco de una bienal de la que participan 160 artistas de todo el mundo.

Minujin sigue trabajando con elementos no convencionales en obras e instalaciones.

“Como yo uso anteojos, estoy haciendo 17 obras con vidrios de lentes. Estos trabajos los voy a exponer en junio próximo en la galería Rubers de Buenos Aires”, adelantó.

La artista plástica reconoció que su relación con el sur neuquino fue vital para su particular concepción de los espacios.

El expande los ojos

“Tengo hijos y nietos que viven acá, en el sur. Y cada vez que vuelvo se me estiran los ojos frente a estas grandes dimensiones. Yo en estos espacios no dibujo ni pinto. La naturaleza es mucho más fuerte que el hombre, y esta belleza y esta inmensidad son vitales para después poder crear”. reconoció.

“Yo no entiendo a la gente que no sabe apreciar lo que hay en esta región, y se va de vacaciones a ‘Punta de Peste’ o a ‘Mal de Plata’, en vez de relacionarse con toda la belleza de nuestros lagos del sur”, concluyó.


Comentarios


Minujin, ordeñando vacas en Viena