Mirada crítica sobre la economía global



NUEVA YORK (DPA/ Télam) – Nacido el 28 de febrero de 1953 en Long Island (Nueva York) en una familia judía, Krugman se graduó en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

Su carrera docente lo lleva a enseñar economía en las instituciones más prestigiosas, como las universidades de Yale y Stanford, la London School of Economics y sobre todo Princeton (Nueva Jersey), donde enseña desde el 2000.

Pero fue gracias a sus libros de divulgación y a sus columnas de corte netamente político donde el análisis económico es el arma nuclear de su arsenal de argumentos, que Krugman alcanza la notoriedad ayer coronada por el Nobel.

Krugman presentó por primera vez su modelo a los 25 años en 1979, arrojando luz sobre las consecuencias del librecambio y el flujo de población y recursos del campo a las ciudades, señaló la Academia.

“El enfoque de Krugman está centrado en la premisa de que muchos bienes y servicios pueden producirse más baratos en grandes series, un concepto conocido en general como economía de escala”, indicó. El economista estadounidense ha elaborado una nueva visión del comercio mundial según la cual la globalización lleva a la concentración, tanto en términos de lo que un centro productivo fabrica como el lugar en que estos centros se sitúan. Concretamente, su teoría muestra que la globalización favorece que la gente se vea atraída hacia los centros urbanos.

Argentina y EE. UU.

En febrero del 2004, en el New York Times , en un artículo titulado “Estados Unidos queda cerca de la Argentina”, Krugman trazó un paralelismo entre lo que pasó en nuestro país en el 2001 y lo que podía suceder en EE. UU. a causa del fuerte déficit fiscal. “Argentina, que en algún momento fue todo un ejemplo para el nuevo orden mundial, se convirtió rápidamente en un prototipo de la catástrofe económica. ¿Y entonces? Aquellos de nosotros que sugerimos que la irresponsabilidad de la reciente política norteamericana produciría un desastre similar fuimos descalificados como alarmistas “, dijo. “Si este tipo de incompetencia continúa, los inversores van a llegar a la conclusión de que EE. UU. se convirtió en un país del Tercer Mundo y van a empezar a tratarlo como tal. Y los resultados para la economía no van a ser buenos”, advirtió.


Comentarios


Mirada crítica sobre la economía global