Moderada incidencia en la economía de Bariloche



#

La mayor cantidad de feriados nacionales pegados a los fines de semana no genera una significativa mejora en la afluencia turística a la ciudad. No obstante ayuda y al menos genera posibilidades para viajar, lo que permite reactivar el sector turístico y comercial.

Los entrevistados coincidieron en que Bariloche está lejos y no es un destino barato. La tarifa aérea es una de las más caras y las naftas no tienen subsidios; ambos hechos obstaculizan los arribos. Asimismo, esta ciudad no es un destino de compras, por lo que la afluencia se concentra en el turismo recreativo, deportivo y familiar.

Enzo Mazzolenis (foto), de la Cámara de Comercio local, sostuvo que el turismo sigue siendo el recurso económico más directo de la ciudad y su afluencia afecta en forma directa e indirecta el comercio local. “El turismo compra chocolates, artesanías y regalos, pero si deja dinero en hoteles y restaurantes ello repercute en el resto de la actividad comercial”, sostuvo. Recordó que el año pasado, por la crisis del volcán, se paralizó el turismo y eso afectó en gran medida toda la actividad comercial.

Los comerciantes que venden chocolates, artesanías y productos directos al turismo reconocieron que todos los fines de semana largos son beneficiosos. Esto también se da en los supermercados.

En la hotelería el beneficio es directo, pero varía según el tipo de feriado. “En Semana Santa trabajamos todos, pero en otros feriados la cosa varía”, explicó el dueño de un complejo de cabañas en la ruta al Llao Llao.

La mayor cantidad de feriados modificó el flujo turístico, ya que los habitantes de las grandes ciudades visitan más los destinos cercanos varias veces al año y no los lejanos, como puede ser Bariloche. En este aspecto, surge claramente la necesidad de contar con un centro ferial y de convenciones, lo que permitiría generar eventos propios que capten muchos visitantes. Los congresos y eventos deportivos y culturales generan numerosas veces un movimiento similar o mayor al de los fines de semana largos.

En octubre la ocupación turística de Bariloche se mantuvo en un 45% merced al turismo estudiantil e individual y a eventos puntuales, como el Tour de France y los Juegos Rionegrinos. Por el contrario, el feriado largo del 12 de octubre, por sí mismo, no dio lugar a mayores reservas. (AB)


Comentarios


Moderada incidencia en la economía de Bariloche