Mónaco: sin respiro desde la muerte de Rainiero



MONACO (DPA).- Los monegascos se despedían hoy del príncipe Rainiero, fallecido esta semana, mientras continúa la preocupación por Ernesto Augusto de Hannover, que sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos de la clínica Princesa Gracia de Montecarlo.

Los monegascos pudieron velar personalmente por primera vez esta tarde el cadáver de Rainiero III, una vez se abrió la capilla ardiente al público. Sólo los habitantes de Mónaco -con documento que lo demuestre-, así como los diplomáticos y las personalidades extranjeras podrán ver hasta el miércoles a Rainiero, que estuvo al frente del pequeño principado casi 56 años y que falleció a los 81 años.

El pensamiento de muchos es también para la princesa Carolina, la mujer de Ernesto Augusto. El estado de salud de éste, de 51 años, no ha mejorado este fin de semana. La situación es “estable, pero sigue siendo seria”, se dijo desde el círculo del noble.

El marido de Carolina de Mónaco, bisnieto del último kaiser alemán, está en cuidados intensivos desde el martes. Sufre una pancreatitis aguda, enfermedad que en el peor de los casos puede conducir a un colapso mortal de los riñones y del sistema circulatorio.

Carolina y Ernesto Augusto se casaron el 23 de enero de 1999. El 20 de julio de ese mismo año nació su hija Alexandra. El anterior marido de la princesa, Stefano Casiraghi, falleció en octubre de 1990 en un accidente de lancha.

Alberto II llamó hoy a los monegascos a estar más unidos que nunca tras la muerte del príncipe Rainiero.

“El principado perdió a su soberano, mi padre, que veló durante 56 años por su destino”, afirma un comunicado del príncipe difundido hoy.

“Hoy somos todos huérfanos que deja atrás esta gran persona, y la profunda tristeza y el dolor que sentimos acercan nuestros corazones y deben unir más que nunca a nuestra sociedad”, agrega. Fue el primer mensaje de Alberto al pueblo tras la muerte de su padre.

Entretanto, comienza a reforzarse la seguridad del principado, al frente del cual se encuentra ahora Alberto II, de cara al funeral del monarca, que tendrá lugar el viernes.

El ministro del Interior, Philippe Deslandes, anunció que la seguridad se ampliará “por tierra, mar y aire”.

Un millar de policías monegascos y franceses, así como expertos en seguridad, cuidarán de que los invitados de todo el mundo puedan dar el último adiós a Rainiero con toda tranquilidad.


Comentarios


Mónaco: sin respiro desde la muerte de Rainiero