Montero, en una definición de película 08-02-04



Como en cada fecha del nocturno de supercross, la categoría 80 cc. fue el centro de atracción. La definición del título, que en definitiva retuvo Santiago Montero, fue memorable. Si hasta hubo que sacar cuentas para definir el campeón con Matías Blanc.

Lo que parecía un trámite para Montero, por la ventaja con la que encaró la clausura del certamen, se terminó transformando en una pesadilla. Blanc se jugó el resto. Y Montero se complicó más de la cuenta en la parte decisiva.

La primera manga fue bárbara. Blanc y Montero estaban en plena lucha, cuando desde atrás apareció como un rayo Sebastián Bajos para superarlos.

Bajos mandó hasta que se pegó duro a poco del final en el salto triple. Ganó Blanc y quedó segundo Montero, quien encaró la manga final con once puntos de ventaja.

Blanc hizo el gasto, seguido de cerca por Montero. Al campeón se le vino la noche cuando se tocó con un rezagado, le pegó a un “muñeco” de neumáticos y fue al piso. Se descontroló porque perdió muchas posiciones. En un momento perdía el título.

Blanc miraba para atrás para saber donde andaba Montero, quien pasó otros momentos complicado, pero en el fragor de la lucha hubo otros que tuvieron problemas, por lo que el campeón alcanzó a manotear el quinto puesto que le permitió retener el título en una definición cargada de mucho suspenso.


Comentarios


Montero, en una definición de película 08-02-04