Movimiento contra el síndrome de las piernas inquietas

Es recomendable realizar algún tipo de ejercicio moderado como por ejemplo andar en bicicleta.

#

SALUD

Mientras otros se acomodan plácidamente para dormir, a uno le resulta imposible conciliar el sueño porque siente una fuerte necesidad de mover las piernas. Esa necesidad es característica del síndrome de las piernas inquietas (SPI). A eso se suma un cosquilleo o una tensión que se siente desde los huesos, músculos o tejidos.

Hay algunos factores externos que pueden afectar este trastorno neurológico. Los especialistas apuntan, por ejemplo, que evitar el consumo de alcohol y de bebidas con cafeína puede generar cierto alivio.

Los pacientes también pueden llegar a sentirse algo mejor haciendo actividades de movimiento moderado, como andar en bicicleta. En caso de tener síntomas más fuertes, los masajes, los baños fríos y las flexiones de rodillas pueden ayudar.

Por el contrario, no se recomienda realizar actividades físicas desgastantes, ya que estas, al igual que el consumo de determinadas sustancias como los antidepresivos, pueden hacer aumentar la sensación desagradable en las piernas.

Las causas del síndrome pueden ser diversas. Puede tratarse de un padecimiento puntual o ser síntoma de otras falencias, como un mal funcionamiento de la tiroides, una deficiencia renal o una falta de hierro, con lo cual es importante consultar a un médico.

dpa


Comentarios


Movimiento contra el síndrome de las piernas inquietas