Moyano negó haber hablado con la presidenta

Dijo que el pedido de disculpas a los “gordos” fue una actitud “espontánea”. El titular de la CGT señaló además que tanto él como los dirigentes que lo cuestionaron deben revisar su actitud y "corregir errores".



El líder de la CGT, Hugo Moyano, negó hoy haber dialogado con la presidenta Cristina Kirchner o algunos de sus ministros antes de difundir su pedido de "disculpas" a los dirigentes que amenazaban con una fractura en la central obrera, y admitió que se le "salió la cadena" cuando criticó duramente a los "gordos" e independientes.

Aseguró que se trató de un gesto "espontáneo" motivado, dijo, por el "reclamo mayoritario de la sociedad a favor del diálogo y el consenso", y subrayó que pidió "disculpas", porque "perdón se le pide a Dios, y perdón se pide cuando uno ha cometido una cosa grave", no por "alguna palabra de más" que se haya dicho. "Yo pedí disculpas, si alguien se sintió ofendido dije 'bueno, si dijimos algo de más pedimos disculpas', simplemente eso.

A mí nadie me dijo lo que tenía que decir, yo no sé de dónde sacan, o si la Presidenta habló con alguien de nuestro sector, no creo que haya sido así, pero conmigo no habló en absoluto de esto", manifestó. Moyano, en declaraciones a las radios 10 y Milenium, consideró sin embargo que tanto él como los dirigentes que lo cuestionaron, los "gordos" y los "independientes", deben revisar su actitud y "corregir errores".

Estimó que "no sería normal" que un jefe de Estado o ministro se entrometa en estas cuestiones de internas gremiales ni tampoco "a dar consejos", pese a que puede haber gestiones informales por la amistad entre los funcionarios y los sindicalistas.

Los "gordos" e independientes amenazaron con irse de la CGT después de que Moyano les dirigiera duras críticas, entre ellas la acusación de que "ahora se hacen los Rambo" y "los reivindicadores de los trabajadores", cuando "entregaron toda la vida a la gente". "No fue la mejor palabra. Se me salió la cadena", reconoció Moyano.

Dijo que "esto es para demostrar que uno es como es, no puede cambiar, y mucho menos a esta altura de la vida" y advirtió que "cuando uno tiene la responsabilidad de conformar un cuerpo colegiado tiene que respetar a las personas como son". Reiteró que, en las críticas de "personalismo" que le hacen los "gordos", "también hay un poco de celosía".

Consideró que su gesto de ayer, cuando ensayó un tibio pedido de disculpas, responde a "la adultez que reclama la sociedad". "A lo mejor es un pequeño aporte, porque uno a veces no mide la dimensión de algunos desencuentros", sostuvo. Moyano admitió que le pueden "hacer críticas" en el seno de la central sindical, "pero los laburantes no nos pueden criticar nada". "No hablé con ningún ministro. Sí hablé con muchos compañeros", enfatizó.

DYN


Comentarios


Moyano negó haber hablado con la presidenta