Moyano se aferra a «K» mientras crece la ofensiva para desplazarlo

El líder de la CGT, comprometido tras los disparos efectuados por un hombre de su gremio en San Vicente, lanzó encendidos elogios hacia Kirchner. Crecen las voces que lo critican y piden que dé un paso al costado. La cúpula sindical llamó a debatir responsabilidades por la violencia. Buscan que se investigue subsidio del gobierno a camioneros.





En medio de las acusaciones cruzadas sobre la responsabilidad por los incidentes protagonizados por los gremios de camioneros y de la construcción en San Vicente, se escucharon ayer más cuestionamientos públicos al liderazgo de Hugo Moyano en la CGT.

El sindicalista forjado en el gremio de camioneros colmó ayer de elogios al presidente Kirchner, en clara señal de que necesita de su apoyo para no caer bajo la presión de los «gordos». Moyano quedó muy comprometido, ya que era uno de los encargados de la organización y los disparos en el acto por Perón los efectuó un hombre de su propio gremio.

«No somos ni chupamedias, ni alcahuetes ni obsecuentes. Sencillamente respaldamos al presidente Kirchner porque las cosas se están haciendo bien», aseguró ayer el líder de la central obrera en el acto de clausura del 82 Congreso Anual Ordinario del gremio de maquinistas de trenes La Fraternidad, en Mar del Plata.

Los jefes de los sindicatos de la alimentación y de estatales, Rodolfo Daer y Andrés Rodríguez (con fuerte peso durante el menemismo), criticaron, aunque sin nombrarlo, a Moyano y reclamaron un «debate interno» para definir una nueva conducción para la central obrera.

«Creo que hay que hacer un debate interno y, como resultado de ese debate, tiene que emerger una figura que realmente represente al conjunto del movimiento obrero argentino», afirmó Daer cuando se le preguntó si Moyano debía ser desplazado de su cargo.

El secretario del gremio de la alimentación calificó de «barbarie» los hechos que tuvieron como escenario a la quinta de San Vicente y deslindó al movimiento obrero de la responsabilidad de esos episodios.

«Los trabajadores pueden hacer protestas, reclamos salariales, pero no tienen nada que ver ni con palos, ni con armas blancas, ni con revólveres», indicó Daer en obvia alusión al ahora detenido Emilio Quiroz, el empleado del sindicato de camioneros que fue registrado por una cámara de televisión en el momento en el que disparaba una pistola en el medio de la gresca.

Consultados sobre la situación en la que quedó Moyano tras los episodios, Daer sostuvo que se trata de un tema que tienen que resolver «los compañeros que integran el consejo directivo» de la central sindical.

En el mismo sentido se expresó Rodríguez, representante de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) que también reclamó un «debate» sobre el futuro de la CGT tras los disturbios de anteayer durante el homenaje a Juan Domingo Perón.

No obstante, aclaró que cualquier decisión sobre el futuro de Moyano al frente de la central deberá ser consensuada. «Cualquier situación de la CGT la tienen que decidir, como corresponde, los diferentes gremios adheridos a través del Congreso (del organismo)

 

Subsidio para camioneros

 

El titular del bloque de senadores nacionales del radicalismo, Ernesto Sanz, planteó ayer la necesidad de poner la lupa sobre el subsidio destinado a «capacitación» que recibe el gremio de camioneros, «para saber si efectivamente el monto se destina a ese concepto». «Queremos saber si hay un monitoreo de los gremios para saber si la plata girada, que es mucha, es millonaria, se destina al concepto para el que reciben el dinero, que es la capacitación profesional», aseveró al referirse a un pedido de informes impulsado por el bloque radical.

En este sentido, el senador de la UCR dejó entrever sus dudas sobre el destino de esos subsidios al afirmar que «en materia de accidentes de tránsito, uno ve camioneros que no están capacitados y, por otro lado, ve afiliados del gremio que se dedican a otros menesteres, como es el caso de Quiroz».

(DyN y Redacción Central)


Comentarios


Seguí Leyendo

Moyano se aferra a «K» mientras crece la ofensiva para desplazarlo