Mubarak busca aplacar la protesta con aumento

Mejoró sueldos de estatales y jubilaciones en la primera reunión del nuevo gabinete.



#

Los principales opositores al gobierno insisten en que sólo la salida de Mubarak permitirá la transición.

EL CAIRO/BEIRUT/ WASHINGTON (DPA) – El gabinete egipcio se reunió ayer por primera vez desde su reestructuración y anunció un aumento del 15 por ciento en los salarios del sector público y en las pensiones con el objetivo de tranquilizar la situación en el país, durante la decimocuarta jornada de protestas antigubernamentales.

El incremento salarial abarcaría a alrededor de seis millones de empleados e implicaría un desembolso de unas 6.500 millones de libras egipcias (1.100 millones de dólares) por parte del Ministerio de Finanzas.

El aumento fue presentado por el gobierno egipcio al Parlamento a través del comité jurídico del nuevo Ejecutivo del primer ministro Ahmed Shafik.

El Parlamento, sin embargo, no está activo, ya que el presidente Hosni Mubarak determinó que se investiguen primero todas las quejas por supuestas manipulaciones durante los comicios parlamentarios de noviembre.

“Comprendemos los problemas de la vida cotidiana que debe enfrentar la población”, dijo Shafik.

De acuerdo a la ONU, alrededor del 40% de la población egipcia vive por debajo o en el límite de la línea de pobreza, que es de menos de dos dólares diarios.

Más allá del anuncio, fuentes de la oposición señalaron que hoy que continuarán las negociaciones con el vicepresidente Omar Suleiman. Se espera que la próxima reunión tenga lugar mañana martes.

Sin embargo, los Hermanos Musulmanes, un influyente grupo opositor hasta ahora prohibido, habían anunciado tras el primer encuentro que sólo seguirán negociando si se cumplían “todas las exigencias de los manifestantes”. Éstas se centran en cambios constitucionales, una auténtica libertad de prensa y el final del estado de excepción vigente desde 1981, además de incluir la renuncia de Mubarak.

A su vez, miles de egipcios volvieron a protestar en la plaza Tahrir de El Cairo, convertida en el epicentro de las manifestaciones. Los manifestantes también salieron a las calles en la ciudad portuaria de Alejandría y en otros lugares del país.

Aparte de algunos disparos de advertencia efectuados por el Ejército, la situación en la plaza durante la pasada noche fue tranquila. Las autoridades redujeron el toque de queda nocturno .

La organización egipcia para los derechos humanos EOHR presentó asimismo una denuncia contra el ex ministro del Interior Habib al Adli, al que acusa de haber ordenado la represión policial durante las protestas pacíficas del 25 y el 28 de enero.

Por otra parte, ayer fue liberado Wael Ghoneim, empleado de Google en Egipto del cual no se sabía nada desde su arresto por fuerzas de seguridad hace más de una semana (ver aparte)

En tanto, el líder del movimiento radical libanés Hizbollah, Hassan Nasrallah, expresó su apoyo a la que calificó como la “revolución del pueblo egipcio” contra el régimen de El Cairo.


Comentarios


Mubarak busca aplacar la protesta con aumento