Multan a un feedlot por daño ambiental

Por primera vez se aplica una sanción: son 251.937 pesos. Se comprobó que contaminaba el río Negro.

Río Negro

VIEDMA (AV).- Por primera vez, un feedlot fue multado por el Departamento Provincial de Aguas (DPA) tras comprobar que algunas sustancias nocivas emanadas desde allí afectaban el río Negro a través de las napas.

La sanción pecuniaria –conocida ayer y la primera en este tipo– asciende a 251.937 pesos y fue emitida mediante la resolución interna Nº 1303 del 28 de agosto pasado tras una serie de gestiones realizadas por ese ente rector dentro del Régimen de Protección y Conservación de los Recursos Hídricos.

Lo cierto es que existe una asignatura pendiente sobre este tema: falta reglamentar la normativa para profundizar los controles ante el crecimiento de esa actividad ganadera. (Ver aparte)

Los inspectores visitaron varias veces ese establecimiento de engorde de ganado vacuno de Valle Medio –Mam SA– ubicado en inmediaciones de ese curso de agua.

Allí se instalaron seis freatímetros. Se trata de perforaciones hechas para el control de la altura y la toma de muestras para el análisis de la primer napa de agua (freática). Dado el deterioro ambiental causado por los seres humanos, estas perforaciones son consideradas imprescindibles.

El primer acta de inspección es de 2013. En ese momento, se observaron altos niveles de nitratos (sales). Su tope, según las normas ambientales, no deben superar los 10 miligramos por litro. Pero uno de los freatímetros arrojó 831 miligramos.

En aquel entonces, se le dio un tiempo a los responsables para adecuar los corrales y retirarlos más lejos del río. Además, se pidió que la orina y excretas fueran a parar a una laguna impermeabilizada. Sin embargo, en las actuaciones posteriores se verificó que el trabajo encomendado no estaba cumplido.

El 18 de noviembre de 2014 se hizo una acta de infracción y se restableció la sanción, que fue avalada también por la Fiscalía de Estado. La decisión fue comunicada al establecimiento ganadero mediante una cédula enviada el 17 de setiembre pasado.

La superintendenta del DPA, Raquel Morales, confirmó a “Río Negro” que esta es la primera multa y que podría llegar a reducirse siempre que “puedan proponer mejoras”.

La funcionaria admitió cierta complejidad en el control de efluentes dado que el DPA “cuenta con pocos empadronados” .


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora