Multinacional ibérica interesada en construir el tren Trasandino

La comitiva neuquina se reunió ayer en Madrid con directivos de la empresa Dragados. Durante el encuentro los representantes de la firma manifestaron interés por el ferrocarril que unirá Zapala con Lonquimay (Chile) y por el aeropuerto de la capital provincial.



MADRID (Enviado Especial).- Los cuatro directivos de la multinacional Dragados apenas se miraron y ya sabían lo que iban a contestar. El gobernador Jorge Sobisch y sus ministros les habían ofrecido participar en las más variadas inversiones previstas en la provincia. Sin pensarlo mucho, ellos eligieron rápidamente dos platos del menú: la concesión del aeropuerto de la ciudad de Neuquén y, muy especialmente, invertir en el ferrocarril Trasandino.

El aeropuerto porque forma parte de un área que, para Dragados, es un “excelente negocio, porque todo se cobra en dólares”. Aunque también manifestaron sus reparos porque, a priori, el aeropuerto de Neuquén les parece “un poco chico”. Donde no mostraron dudas fue al hablar de la construcción del Trasandino: “es un negocio muy apetecible”, manifestó, como si de comida se tratara, José Luis Hernández Magdalena, director de relaciones institucionales de la multinacional.

Dragados es constructora líder mundial en infraestructura de transporte desde hace seis años, y agrupa a 50 empresas con diversos negocios (aeropuertos, rutas, plantas de tratamiento de residuos, negocios inmobiliarios, viviendas, y un largo etcétera) en Europa, América y Asia, pero sobre todo en España y Latinoamérica .

La respuesta positiva de Dragados fue una de las novedades más importantes de la primera jornada de contactos oficiales en España por parte de la comitiva que encabeza el gobernador neuquino y que integran empresarios, intendentes, dirigentes políticos y periodistas.

Los empresarios neuquinos y el gobernador acudieron también a la embajada argentina con la intención de generar otras oportunidades de negocios con sus pares españoles (ver aparte).

El encuentro con Dragados se realizó en una sala de reuniones de la empresa en las afueras de Madrid y se prolongó por tres horas. En primer lugar, la empresa presentó sus credenciales y las áreas que les despiertan más interés.

Después, el ministro de Planificación José Brillo y el subsecretario de Turismo Roberto Sacconi enumeraron las inversiones que tiene previstas el gobierno neuquino, haciendo eje en el ferrocarril que uniría Zapala con Lonquimay (en Chile).

Hay que puntualizar de todos modos que la intención de los directivos de Dragados sería participar en un 40 por ciento en la inversión mientras que sería una de sus empresas argentinas, Dycasa, quien pondría el 60 por ciento restante. Y aclararon que Dycasa tiene absoluta autonomía y está manejada casi en su totalidad por argentinos. “Creo que hay un solo español en esa empresa y ni se debe acordar que es español”, graficó Hernández Magdalena.

No obstante, la opinión de los cuatro directivos de la empresa madre -entre ellos, Adriano Cortel, director comercial de la empresa- fue tan unánime que sirve de test para saber qué actitud puede tomar Dycasa, y también qué interés puede despertar esta postergada obra incluso en otros inversores.

El principal dato que valoraron los españoles fue la tasa de rendimiento que podría arrojar la inversión ferroviaria, según el estudio de prefactibilidad de la empresa Bechtel. “Un 11 por ciento es una tasa muy conveniente para Argentina. Es un magnífico negocio”, estimó Hernández Magdalena, después de hacer varias preguntas puntuales.


Comentarios


Multinacional ibérica interesada en construir el tren Trasandino