Multitudinario aval a la Constituyente boliviana

Miles de indígenas y campesinos colmaron ayer el estadio de Sucre con el objetivo de respaldar "la unidad del país mediante el diálogo y el consenso" y exigir las reformas políticas.





LA PAZ (DPA) – Una «Cumbre Social» reunió a miles de campesinos que responden al Movimiento Al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales y decidió ayer respaldar la continuidad de la Asamblea Constituyente que el 9 de octubre deberá reiniciar sus sesiones para elaborar el nuevo texto de la Constitución boliviana.

Unos 10.000 miembros de diferentes organizaciones sociales y movimientos campesinos e indígenas que responden a la línea del MAS de Morales, se reunieron hoy en el estadio de fútbol de Sucre, 714 kilómetros al sudoeste de La Paz, en la llamada «Cumbre Social».

«La Asamblea Constituyente tiene que terminar su tarea porque esa es una voluntad de los bolivianos que viven en el área rural y que durante 181 años han sido maltratados. No podemos permitir su cierre por nada», dijo Saúl Avalos, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

En la concentración también se presentó la presidenta de la Asamblea Constituyente de Bolivia, Silvia Lazarte, quien justificó una resolución que suspendió por un mes las actividades del órgano deliberante.

Dijo que no existían garantías en Sucre para los 137 asambleístas del MAS que aprobaron una resolución para no tratar el pedido de traslado de la sede de gobierno de La Paz a Sucre. «No había otra salida que suspender por un mes nuestras sesiones. Pero estoy convencida que la Asamblea Consti

tuyente entregará la nueva constitución tal como quieren las organizaciones sociales y los compañeros campesinos», dijo Lazarte. Otros dirigentes plantearon que las sesiones de la Asamblea Constituyente se reinicien en los próximos 15 días porque el plazo para entregar la nueva Carta Magna vence el 14 de diciembre.

Un reciente fallo judicial que instruye a la directiva de la Constituyente volver a tratar el tema de «capitalidad plena» tal como demanda Sucre, quitó tensión en la sureña ciudad que durante tres semanas fue epicentro de hechos violentos por movilizaciones callejeras. Los 10.000 campesinos no tuvieron ayer oposición para participar de un desfile que recorrió las principales calles y avenidas de Sucre, antes del acto central que se realizó en el estadio «Patria», con aforo para 35.000 personas.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Multitudinario aval a la Constituyente boliviana