Análisis: Croacia y otro golpe mundialista

Mario Mandzukic apareció en el suplementario para darle la victoria a los balcánicos. Su equipo metió otro batacazo en Rusia y el domingo, ante Francia, jugará la primera final de su historia.

12 jul 2018 - 00:00

Otro golpe más. El destino futbolero, caprichoso como pocos, tuvo lugar para otro batacazo con la victoria de Croacia ante Inglaterra. El equipo británico era claro favorito, pero los balcánicos dieron una muestra enorme de carácter y de capacidad física para ganar en su tercer suplementario en diez días.

Inglaterra ya había mostrado algunas grietas en el tiempo extra ante Colombia y en la victoria sobre Suecia, donde Pickford fue figura. Esta vez volvió a sentir el impacto del 1-1 cuando promediaba el complemento y perdió total control sobre el partido. Del otro lado tuvo un rival que nunca se rindió, aguantó la embestida inicial y se mantuvo en partido para luego pegar dos estocadas de muerte.

El conjunto británico dio sensación de peligro siempre que estuvo al frente. El tiro libre de Trippier fue una obra maestra y pareció encaminar al equipo de Southgate a la final. Iban apenas cinco minutos de juego.

Pero esa superioridad se fue diluyendo y Croacia vio una luz al final del túnel. Sobre todo después que Harry Kane fallara una chance de esas que no suelen errar los goleadores.

Con el correr del partido, los dirigidos por Zlatko Dalić se plantaron en campo rival.

A los 23 del segundo tiempo Périsic ensayó una pirueta para anticipar a Walker con su pierna izquierda e igualar el juego.

A partir de allí, Inglaterra fue un gladiador sin escudo. Modric y Rakitic se hicieron del balón y Croacia generó peligro varias veces. En el tiempo regular, a los vestidos de blanco los salvó el palo, pero en el suplementario no hubo suerte que ayudara.

Mandzukic pescó una pelota suelta en el área, aprovechó la siesta de los centrales y estampó el 2-1 cuando faltaban 11 minutos para los penales.

Inglaterra arrancó para cumplir la lógica, pero Croacia volvió a recordarnos que este es el Mundial donde el único que pierde por goleada es el prode. El domingo, en el mediodía de Argentina, se jugará en Moscú una final que nadie pronosticó.

Se gritó
bien fuerte
32
Los goles que lleva Mandzukic en su selección. Anotó dos en este Mundial, el otro ante Dinamarca.
El peligro argentino de analizar sólo resultados
Alguno se quedará con que los dos equipos que le ganaron a Argentina en Rusia son los finalistas, pero ese dato poco tiene que ver con algún tipo de cercanía en el juego. La selección hizo un papelón en el segundo tiempo ante los croatas y le dio vuelta el partido a los galos con dos goles fruto de la casualidad.
El mérito de los finalistas del Mundial es diverso. Francia lleva un proceso de varios años y Croacia supo cambiar a tiempo el DT –antes del repechaje– para aprovechar una buena camada de futbolistas. Ambos mostraron aspectos que los diferencian de la Albiceleste por encima de la coyuntura.
Redacción Central

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección