María, la hincha croata de la Perla del Valle

María Arbanas Brozovic llegó a la región en 1923, pero sigue este Mundial de Rusia apostando por su país natal. Conocé la historia de esta mujer que vino a los seis años a estas tierras y no se ha perdido ningún partido del equipo de Modric y compañía.

14 jul 2018 - 00:00

El pase de la selección de Croacia para disputar la final del Mundial Rusia 2018, se vivió con gran alegría a miles de kilómetros de ese país, más precisamente en Villa Regina, donde María Arbanas Brozovic siguió minuto a minuto el partido que la selección de su país natal disputó ante Inglaterra.

A sus 95 años, María se sentó el miércoles a las 15 frente al televisor con una gorra con los colores de Croacia. Sufrió durante gran parte del encuentro, pero finalmente festejó con el pase a la final.

María nació en 1923 en la localidad de Bribir, en Croacia y a los seis años emigró junto a su madre hacia la Argentina para encontrarse con su padre que desde hacía ya algún tiempo trabajaba como albañil.

Pese a que toda su vida fue en Argentina, siempre tiene una añoranza por su tierra natal, a la que recién pudo regresar durante la década del ‘80 para conocer algunos familiares que residían en Bribir.

“Croacia va a ganar” comenta María, que desde que se inició el mundial no falló en ninguno de los pronósticos, incluso cuando el conjunto balcánico enfrentó al seleccionado nacional. En todos los encuentros María fue por la selección croata.

Aunque no es amante del fútbol, la participación de Croacia en el Mundial que se está desarrollando en Rusia, sí generó su atención y no se perdió ninguno de los partidos del equipo que capitanea Luka Modric, y no descarta tener algún grado de parentesco con el cinco croata Marcelo Brozovic.

Desde que llegó a la Argentina, nunca pudo regresar hasta que en la década de 1980, junto a su marido, Anatole Massaccesi (97), viajó a Europa donde tuvo oportunidad de regresar al pueblo en el que nació. “La gente de Croacia es muy amable y servicial”, relata al recordar aquel viaje hace casi 40 años atrás.

La historia de María Arbanas Brozovic es muy particular. Su padre emigró durante los años 20 hacia la Argentina, mientras que su madre y ella esperaban novedades en Bribir. Cuando tenía 6 años comenzó su travesía hacia la Argentina en un barco carguero que demoró varios meses en llegar a destino.

Ya en Buenos Aires, a fines de 1929 y el inicio de 1930 estuvo en el Hotel de los Inmigrantes desde donde pocos días después inició otro viaje, esta vez en tren hacia Jachal en la provincia de San Juan. De aquellos años, solo recuerda que en ese viaje tenía hambre.

“Cerca nuestro viajaba un hombre con una bolsa de huevos duros y mediante señas le hice entender que quería uno. Nos repartió uno a cada uno” rememora.

En San Juan estudio y junto a su hermano se recibió como maestra normal. Por la ocupación de su padre como albañil que trabajaba para el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, en los primeros años de 1940 llegó a Río Negro donde recorrió varias localidades de la Línea Sur y el Alto Valle, hasta que finalmente se establecieron en Villa Regina.

Aquí conoció su esposo, con quien se casó unos pocos años después mientras ella era docente de la Escuela Primaria N° 70 de General Enrique Godoy. “Chicho la iba a buscar en caballo o en sulki” apunta Olga Massaccesi, ex legisladora provincial y hermana de Horacio, quien fue gobernador de Río Negro.

“Mis hijos, Eduardo, Olga y Horacio (el ex gobernador rionegrino) tienen sangre croata” apunta María, mientras sostiene en sus manos una muñeca que hace poco le regalaron, la que tiene un traje típico de la mujer de Croacia, y espera que llegue el domingo para nuevamente alentar a su selección nacional cuando juegue la final del Mundial ante Francia.

Desde su
Bribir natal
6
años tenía María cuando comenzó su travesía hacia la Argentina en un barco carguero.
Villa Regina

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección