El Papa Francisco respondió: frente al escándalo, “silencio y rezo”

El pontífice habló en la misa matinal de las dos cartas que escribió el sacerdote ultraconservador, Carlo Maria Viganò, que pidió la renuncia del argentino tras acusarlo de encubrir un caso de abuso sexual, y por su encuentro con Kim Davis.

04 sep 2018 - 00:00

El papa Francisco, blanco de ataques frontales de un sector ultra conservador de la Iglesia, afirmó ayer que solo “el silencio y el rezo” pueden combatir “el escándalo” y “la división”.

Acusado por un sacerdote conservador italiano de haber encubierto durante cinco años al cardenal estadounidense Theodore McCarrick, sospechoso de cometer abusos sexuales, el pontífice argentino se negó la semana pasada a hacer declaraciones sobre este caso.

En un sermón durante su primera misa matinal en la residencia de Santa Marta en el Vaticano, luego de un receso estival, volvió a defender el silencio.

“Con las personas que no tienen buena voluntad, con las personas que solo buscan el escándalo, que solo buscan división, que solo buscan la destrucción, incluso en el seno de las familias: (solo se puede recurrir a) el silencio. Y el rezo”, declaró según el sitio de información del Vaticano.

En un panfleto publicado durante la visita del papa a Irlanda a finales de agosto, el arzobispo Carlo Maria Vigano, que fue embajador del Vaticano en Washington entre 2011 y 2016, acusó a Francisco de haber ignorado todas las acusaciones contra el cardenal Theodore McCarrick, presentado como un abusador, con comportamiento “gravemente inmoral” hacia seminaristas y sacerdotes.

En una carta revelada el sábado último, Vigano hizo nuevas acusaciones contra el papa Francisco, esta vez sobre su encuentro con una ferviente opositora al matrimonio homosexual, Kim Davis, durante su visita a Washington en 2015.

En esta carta, Vigano, asegura que el papa Francisco, que nunca escondió su oposición al matrimonio homosexual, había sido informado sobre la personalidad de Davis, polémica secretaria judicial del condado de Kentucky, en el sudeste de Estados Unidos, que se había opuesto a firmar actas de matrimonios de personas del mismo sexo, a pesar de numerosas presiones judiciales, incluso de la Corte Suprema, y de haber sido encarcelada durante algunos días.

En ese momento, el Vaticano aseguró que el papa solo la había saludado pero que no sabían realmente qué sector representaba, en una recepción con “decenas de invitados” en la embajada del Vaticano en Washington.

Esta versión fue confirmada el domingo en una revista jesuita estadounidense por Federico Lombardi, que en 2015 era portavoz del Vaticano.

Francisco dijo ayer que la gracia de Jesús ayuda a las personas a discernir cuándo hablar y cuándo “debemos permanecer en silencio”. En una acción sin precedentes, el papa retiró en julio el rango de cardenal a McCarrick luego de que investigaciones estadounidenses encontraron denuncias creíbles sobre abusos sexuales.

Francisco dijo ayer que la gracia de Jesús ayuda a las personas a discernir cuándo hablar y cuándo “debemos permanecer en silencio”.
El Vaticano escribió una carta a Vigano
Además de las palabras que dijo ayer el papa, el domingo, el Vaticano respondió a las cartas de Viganó.
El reverendo Federico Lombardi y su ayudante , el reverendo Thomas Rosica, respondieron en un comunicado sobre el encuentro con la activista contra el matrimonio gay Kim Davis.
La noticia de ese encuentro tuvo repercusión mundial y fue presentada como una aprobación papal de la campaña de Davis, una empleada del registro civil que se negó a casar a personas del mismo sexo.
En la carta de respuesta del vaticano, dejan en claron que Viganò les dijo que el papa lo había regañado por “engañarlo” con el encuentro con Davis y por haber ocultado el hecho de que Davis se había casado cuatro veces.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.