Francisco entre las intrigas, el complot y los odios de la Curia

Se aviva el fuego de una batalla de poder disfrazada de ortodoxia religiosa e ideología que busca restaurar el viejo orden en el Vaticano. El arzobispo Carlo Maria Vigano acusó, a través de una carta, al papa de encubrir abusos sexuales.

28 ago 2018 - 00:00

Una verdadera bomba contra el papa Francisco ha significado la carta del exnuncio vaticano en Estados Unidos, un conservador que lo acusa de encubrir abusos sexuales cometidos por un cardenal estadounidense, ataque que muchos creen orquestado por sus enemigos ultraconservadores.

“No voy a decir una palabra al respecto. Creo que el comunicado de prensa habla por sí mismo”, dijo el pontífice el domingo durante la habitual rueda de prensa en el avión que lo conducía de Irlanda a Roma.

En la extensa carta, Francisco fue acusado por el exembajador del Vaticano en Washington, el arzobispo Carlo Maria Vigano, de haber anulado las sanciones contra el cardenal estadounidense Theodore McCarrick y de no haber tenido en cuenta los informes sobre su “comportamiento inmoral con seminaristas y sacerdotes”. McCarrick, de 88 años, fue acusado a fines de julio de abuso sexual, por lo que el papa le prohibió ejercer su ministerio y prácticamente lo expulsó del Colegio Cardenalicio al aceptarle su renuncia, un hecho inédito en la historia reciente de la Iglesia.

“Un golpe está en marcha y si los obispos estadounidenses no defienden en bloque al Santo Padre en las próximas veinticuatro horas, se corre el riesgo de un cisma”, advierte el semanario National Catholic Reporter.

Para Nicolas Senèze, del diario católico francés La Croix, se ha pasado a un nivel más alto. “Para algunos Francisco es peligroso para la misma Iglesia”, comentó en uno de sus párrafos. “La corrupción ha llegado a la cima de la jerarquía de la Iglesia”, lanzó Vigano, quien pidió sin titubeos la renuncia del papa argentino. Un ataque violento lanzado en plena visita del papa Francisco a Irlanda, un país herido por los abusos sexuales y de poder cometidos por décadas por el clero y las instituciones religiosas.

El papa ha tenido que capear numerosos ataques desde que fue elegido pontífice en 2013, sobre todo por parte de los sectores más conservadores de la Iglesia, que lo consideran un peligro por sus posiciones. La ofensiva continua.

La homosexualidad y la psiquiatría
El Vaticano retiróayer la referencia a recurrir a la “psiquiatría” cuando un padre constata tendencias homosexuales en un hijo de las declaraciones pronunciadas por el papa Francisco la víspera en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma desde Irlanda.
La palabra fue retirada de la versión oficial de la conferencia de prensa dada a bordo del avión papal “para no alterar el pensamiento del papa”, explicó a la AFP un portavoz del Vaticano.
“Cuando el papa se refiere a ‘psiquiatría’, está claro que quería dar un ejemplo sobre las diferentes cosas que se pueden hacer”, explicó la española Paloma García Ovejero.
El pontífice no quería decir que se trata de “una enfermedad psiquiátrica”, precisó.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.